05 de marzo de 2020
05.03.2020
Faro de Vigo

Veinte personas en proceso de cambiarse de sexo en Ourense

"Lo deseable es que se faciliten los trámites necesarios para agilizar la concordancia entre el género sentido y vivido, y el legal"

05.03.2020 | 01:35
Icíar Solache, endocrinóloga del hospital de Ourense. // Iñaki Osorio

La queja de un joven ourensano que en la fase final del proceso de cambio de sexo ha visto denegada por la Fiscalía su solicitud después de 2 años hormonándose, y pese a contar con informes de Endocrinología y Psiquiatría, refuerza que "lo deseable es que el cumplimiento de la legislación sea compatible con facilitar los trámites necesarios para agilizar la concordancia entre el género sentido y vivido, y el legal". Son palabras de Icíar Solache, endocrinóloga en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense. En el servicio se encuentran ahora mismo en seguimiento, en pleno proceso de cambio de su estatus legal a su identidad sexual real, 11 hombres y 9 mujeres adultos. Los casos de menores se abordan en el área de Pediatría.

Las personas transexuales "sienten pertenecer y desean vivir como personas del sexo contrario al que nacieron, lo que les genera un malestar intenso". Es la llamada disforia de género en cuya falta de alusión basa el fiscal el rechazo a la petición del ourensano. La petición de cambio de sexo se presenta en el Registro Civil. Entre otros requisitos, el Ministerio de Justicia requiere "informe de médico o psicólogo clínico que haga referencia a la existencia de disonancia entre sexo inscrito y la identidad de género sentida o sexo psicosocial y a la estabilidad y persistencia de la disonancia", así como "a la ausencia de trastornos de personalidad que pudieran influir de manera determinante en la existencia de la disonancia". Que en un informe "conste hombre o mujer transexual ya implica la existencia previa de disforia de género. Un informe de cualquier persona del equipo multidisciplinar que atiende a estas personas, en el que figure hombre o mujer transexual y la duración del tratamiento actualmente exigida (dos años), ya implica haber realizado un diagnóstico exhaustivo que justificó el tratamiento", detalla la médica.

La atención, recuerda Solache, "se realiza tras un diagnóstico exhaustivo y con supervisión médica. Una mujer transexual es una mujer que, habiendo nacido como varón, se siente y desea vivir como mujer y sigue el tratamiento necesario para tener un cuerpo que se identifique con el género al que siente pertenecer. Un hombre transexual es un hombre que, habiendo nacido mujer, se siente y quiere vivir como un hombre, y realiza los tratamientos necesarios para que exista una identidad entre el género que siente y su cuerpo", indica la experta.

El cambio de sexo, que implica la obtención de un nuevo DNI, da marchamo legal a la identidad real de estas personas. "Para los transexuales su género biológico es el contrario al sentido. Cuando ya viven de forma coherente con el género sentido, el hecho de que el nombre y el sexo no coincidan con su imagen altera de forma importante su vida cotidiana, al tener que dar explicaciones que deberían ser innecesarias, como por ejemplo al efectuar trámites administrativos, viajes o pagos con tarjeta", recuerda la endrocrinóloga del CHUO.

El ourensano se quejó de que "otras personas decidan si puedes o no ser tú. Somos nosotros los que tenemos que vivir día a día con una identidad que no es la que nos corresponde". Tras dos años de tratamiento con testosterona y el visto bueno de Psiquiatría -además se sometió a cirugía, aunque la intervención no es un requisito esencial para el cambio de sexo- presentará un nuevo informe clínico con la esperanza de que, ahora, el fiscal dé el visto bueno a su solicitud, y su meta de registrar su identidad sentida sea real.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia