07 de agosto de 2019
07.08.2019

Vivir en el casco viejo: pubs ilegales con licencia de café y música a 115 decibelios, el doble de lo permitido

La Asociación Vecinal O Cimborrio demanda al Concello el cierre de otro local, el Rokola al que esa administración incoó expediente disciplinario en mayo, por funcionar como pub siendo cafetería

07.08.2019 | 01:42
Vista de calle de la Luna donde está el pub denunciado. // Iñaki Osorio

El mismo ruido que un martillo neumático taladrando el asfalto en plena calle, es decir hasta 115 decibelios, que el doble de lo realmente permitido, pero a altas horas de la madrugada. Es el nivel sonoro que obliga a llevar cascos protectores, y que fue detectado en algunas actividades de ocio nocturnos del casco viejo de Ourense, y locales que trabajan con música a alto volumen, puertas abiertas y sus clientes apostados en la calle, funcionando como pubs, pese a no tener licencia para ello.

Esa situación de ilegalidad en lo referente a licencias fue detectada por el Concello en el caso del pub Rokola, de la calle de la Luna. Tras las denuncias efectuadas por la nueva asociación vecinal del casco viejo Cimborrio, el Concello le incoó un expediente de legalidad reposición al mencionado local, pero sigue funcionando en iguales circunstancias.

La Asociación O Cimborrio pide al concello que actué pues "el falso pub además carece de insonorización y control acústico, ejerce, además, la actividad con las puertas abiertas y desde la asociación O Cimborrio no se entiende como tres meses después el local sigue abierto sin haber cesado la actividad.".

Por ello, y en aras a la transparencia, exige al Concello "una explicación de qué ha ocurrido, de lo contrario, se verán obligados a pedir la mediación de la oficina del Valedor do Pobo para que depure responsabilidades.".

"Esto, que podría parecer un caso aislado, no lo es", afirma esta asociación que nació en marzo a raíz de la instalación de un puesto de DJ en la rúa Pena Corneira delante del pub Privata y el Café Bar La Mamba, que instalaron una barra para la venta de bebidas en plena vía pública.

"En una reunión mantenida en la alcaldía con el anterior regidor, nos aseguró que desde el gobierno no se diera autorización a la instalación del puesto del DJ porque las concejalías de Cultura y Urbanismo habían emitido sendos informes negativos."!.

La música a gran volumen estuvo sonando dos días hasta las 6 de la mañana, provocando, según la Policía Local, más de 150 llamadas. O Cimborrio solicitó acceso al expediente para saber quién es el responsable de este atropello con ruidos por encima de los 115 decibelios, cuando lo máximo autorizado en horario nocturno son 50 db.

Recuerda la asociación que "han pasado 5 meses y la respuesta por parte del consistorio es el silencio. En este punto conviene aclarar que 115 decibelios es el ruido de un martillo neumático, trabajar con él implica el uso de cascos para proteger el oído. El decibelio es una medida logarítmica de crecimiento exponencial. Alguien decidió regalarle al vecindario 65 veces más ruido que el permitido", explica.

Un tormento

"Esto es un tormento. Otro caso. Tras denunciar al pub Balenciaga por exceso de ruidos en el 2018, nos llega la confirmación de que el local carece de medidor de potencia; que tiene el equipamiento estropeado desde hace años. Hay más locales en las mismas condiciones y también esperamos los informes. Sucesivas mediciones siguen dando valores por encima de lo permitido y 8 meses después siguen las molestias al vecindario sin que por parte del ayuntamiento se nos comunique ningún avance".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia