07 de mayo de 2019
07.05.2019

El juez deja libres pero investiga a los padres de un bebé fallecido y de su mellizo herido

Fueron detenidos para responder por presunto maltrato, homicidio imprudente y lesiones -Lo niegan y alegan intentos de reanimación; se averigua si hubo más casos de fracturas o desatención

07.05.2019 | 01:52
Edificio judicial de Ourense, donde pasaron a disposición los padres detenidos el jueves. // Iñaki Osorio

Ellos niegan culpa, desatención o negligencia y lamentan que todo fue una desgraciada tragedia. Lo aseguraron tras los hechos y lo mantuvieron ante el juez. Ambos argumentan que intentaron reanimar a sus dos hijos mellizos, en días diferentes, tras episodios de colapso. Con uno de ellos no resultó y falleció en casa. El otro había ingresado unos días antes con fracturas costales, después de un supuesto atragantamiento que el padre consiguió revertir con la maniobra de reanimación cardiopulmonar, según su versión. Los mellizos nacieron el 3 de enero y la muerte se produjo la madrugada del 3 al 4 de marzo. La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Judicial de la comisaría de Ourense empezó a investigar. El pasado jueves 2 de mayo detuvo al padre y a la madre, de quienes sospecha que presuntamente golpeaban a sus bebés. Con anterioridad a su arresto fueron citados en calidad de investigados pero no acudieron. Ellos alegan que se equivocaron de fecha, según fuentes del proceso.El mismo jueves, A. S. M. y D. V. L. pasaron a disposición del magistrado que lleva el caso, el titular de Instrucción 1, Leonardo Álvarez. Los progenitores fueron puestos en libertad. Se investiga la presunta comisión por parte de los padres de un homicidio imprudente, lesiones cualificadas y malos tratos habituales, aunque la calificación jurídica todavía es provisional. Desde que ocurrieron los hechos y otro magistrado acordó la medida, solo pueden visitar a su hijo en el hospital bajo supervisión del personal sanitario.

Las pruebas documentales no son contundentes, pero se manejan indicios. Se investiga si antes de estos hechos hubo más casos de fracturas y atragantamientos desde el nacimiento de los menores, el 3 de enero en Nigrán (Pontevedra), antes de que la familia decidiera mudarse a Ourense. Las atenciones a los casi recién nacidos no eran presuntamente las mejores, aunque los imputados afirman que sí. Los pediatras informaron de una sobrealimentación, un supuesto indicio de una desidia o de una falta de cuidados.

El 4 de marzo, sobre las 4 horas de la madrugada, los investigados alertaron al 061 para pedir asistencia médica porque el bebé con el que estaban en casa -el otro llevaba ya unos días ingresado- no respiraba ni reaccionaba. Los profesionales sanitarios llegaron al domicilio, en la zona del Jardín del Posío, y se encontraron al menor en el recibidor de la vivienda. Según indicaron fuentes sanitarias, el pequeño estaba en parada cardiorrespiratoria, con cianosis y una herida tipo excoriación en la frente.

En el ámbito sanitario se atribuyó el suceso, en un principio, a un posible episodio de muerte súbita. El fallecimiento se investigó como una muerte judicial, activándose el protocolo legal. El forense intervino e hizo la prueba de autopsia. El estudio no halló signos de violencia y catalogó el óbito del pequeño como de causa indeterminada. La Policía Científica y la UDEV de la comisaría acudieron al piso para hacer una inspección ocular. Los investigadores empezaron a recabar datos de los hechos. Se entrevistaron con los padres, que prestaron declaración como testigos. Los progenitores atribuyeron uno y otro caso de sus bebés mellizos a síncopes tras los que reaccionaron con intentos de reanimación.

La madre, D. V. L., sostiene que el niño que falleció dormía con ellos en la habitación, después de ingerir el biberón. Cuando se levantó a darle otra toma observó que el bebé tenía los ojos oscuros y que no respiraba. Alertó a su pareja para que lo reanimara. Según su versión, ya había ocurrido lo mismo con el otro hermano, el que terminó hospitalizado, y en ese caso la maniobra del progenitor había dado resultado. El padre explica que estaba durmiendo cuando su pareja lo despertó alarmada, gritando para que tratara de reanimar al bebé. Lo trasladaron al recibidor de entrada de la vivienda y allí le practicó la maniobra cardiopulmonar. El menor tenía una erosión en la frente.

Su mellizo vivo, cuya guarda provisional asumió la Xunta tras requerirlo con urgencia la Fiscalía de Menores -los padres querían que una hermana de A. pudiera encargarse de la acogida temporal del menor-, presentaba 4 fracturas costales en el hemitórax izquierdo, según fuentes sanitarias. Se investiga si este tipo de fracturas son compatibles con unos presuntos malos tratos en el ámbito familiar.

La explicación del padre

"No le deseo a nadie que se le atragante un niño y no sepan qué hacer", declaró el padre, A. S. M., a los periodistas en marzo, durante una visita con su pareja al juzgado. "Vino su madre con él pálido, el niño no respiraba e hice la reanimación cardiopulmonar. Gracias a Dios sabía hacerla y conseguí que respirara. Le rompí las costillas porque lo noté, aunque no soy médico ni experto", dijo el progenitor a la prensa.

Según su versión, al fallecido ya no fue capaz de salvarlo. "La mamá se quedó dormida porque estaba agotada. Le dio el biberón y se quedó dormida por espacio de una hora o una hora y media. Se levantó para ver cómo estaba el niño y ya pegó un grito. Cuando fui a ver al niño tenía los ojos negros y ya no respiraba, no había forma. No hubo tiempo, no sabemos qué pasó", relató a los informadores el pasado mes de marzo.

El juez Álvarez abrió diligencias tras catalogarse como muerte judicial el fallecimiento en casa de uno de los mellizos. Además de la autopsia, recabó informes médicos y periciales. Varios profesionales sanitarios acudieron a declarar en calidad de testigos. La investigación judicial sigue su curso. Por ahora, presuntamente, los informes médicos y los datos acerca de los ingresos hospitalarios no descartan que las lesiones fueran debidas a posibles malos tratos. Pediatras informaron de sobrealimentación lo que, para los investigadores, indicaría presunta desidia o falta de cuidado de los niños, sumado a que desde el nacimiento de ambos al fallecimiento de uno hubo episodios de fracturas y atragantamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia