27 de abril de 2019
27.04.2019

La Guardia Civil ve "casi imposible" un accidente en A Esmorga: "Desde el principio vimos un homicidio"

En la barandilla, a 8 metros sobre agua, había huellas de la víctima "como de agarre para que no lo tiraran" - Tenía una brecha "contundente" en la cabeza - El canal "era propicio" para un crimen

27.04.2019 | 02:10
Óscar E.L. y Eduardo L.F., en la sesión de ayer. // Brais Lorenzo

El estado en el que apareció el cuerpo no dejaba dudas para los investigadores de la Guardia Civil. "Desde el primer momento detectamos que se trataba de una muerte violenta de etiología homicida", dijo ayer el sargento de la Policía Judicial José Luis Ferreiro, que comandó al grupo de agentes de la unidad de delitos contra las personas y tiene 15 años de experiencia en la Policía Judicial. El cuerpo de Alexandru presentaba una brecha "contundente" en la parte frontal derecha de la cabeza, los dientes rotos y otras lesiones. La Guardia Civil afirma que es "casi imposible" que la caída fuera accidental. En la barandilla de protección junto al canal en el que cayó la víctima había huellas de Alexandru "como de agarre para que no lo tiraran". Explicando al jurado el desarrollo de las pesquisas, el sargento aseguró que el lugar al que acudieron los acusados tras la paliza previa en la casa de Cameixa (Boborás) "era poco frecuentado y propicio para la comisión de un hecho delictivo".

Es un lugar "aislado, con poca circulación", que "impresiona a cualquiera que se acerque al lado de la valla". El agua corre por fuerza por el canal, haciendo "un ruido ensordecido", y con el empuje suficiente como para mover un cuerpo. Desde la barandilla hasta el cauce hay una altura de 7,85 metros. "Creo que no es fácil caerse, casi imposible y menos rodando por la parte de abajo. Hay que bascularlo por encima de la valla", manifestó el responsable de la investigación, refutando la tesis de las defensas sobre una fatalidad.

Creen que "intentó escapar"

Teniendo en cuenta que había recibido golpes así como la altura desde la que la víctima presuntamente "fue proyectada" al canal, "es complicado que pudiese salvarse", declaró el jefe de la investigación. En mitad de la carretera donde detuvieron el coche se halló una macha con vestigios humanos que resultaron ser de Alexandru. "Nuestra sensación es que intentó escapar porque veía lo que le esperaba".

Unos cazadores avistaron el cuerpo a las 11.45 horas del 20 de diciembre de 2014. Los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil reflotaron el cadáver a las 11.57 horas del domingo. Con la convicción de que el joven rumano de 22 años había sido víctima de un crimen, la Policía Judicial de la Comandancia de Ourense empezó a indagar "en los compañeros de juerga".

La Guardia Civil bautizó el caso como Esmorga por los paralelismos con la novela cumbre de Blanco Amor. "Para nosotros pasó lo mismo: una noche de juerga que fue derivando en violencia con el resultado de un asesinato". Oyendo a los testigos fueron apuntando a los tres detenidos y finalmente dos acusados, tras prescribir la causa por lesiones contra un joven que agredió a la víctima en la casa y después se marchó junto a la mujer e hijos de Eduardo. La noche del 22 de diciembre fueron detenidos los tres. Eduardo "ya venía preparado" con el asesoramiento de un abogado. Fue el único que se acogió a su derecho a no declarar en el cuartel. Óscar situó a los agentes "la escena del crimen", el lugar donde presuntamente fue arrojado Alexandru.

La ruta de Cameixa al canal "no es la más directa" para ir al pueblo de un amigo con el que, según Eduardo, quería hablar para que apaciguara la situación. El jefe de la investigación dijo, además, que cerca de la casa había un bar regentado por familiares de Eduardo, que estaba abierto cuando se fueron de la casa y en el que podrían haber parado según esa hipótesis.

Ven "implicados" a los dos

La familia de este acusado presentó un móvil en el juzgado con cuatro archivos con una conversación grabada la mañana del día de la detención, en la que Eduardo aduce que pretendía demostrar que Óscar se inculpaba de todo y lo eximía de responsabilidad, como supuestamente le había manifestado a él en conversaciones previas posteriores a los hechos. La Policía Judicial considera que la intención era "zafarse en común". La Guardia Civil cree que "los dos están implicados" en el presunto asesinato de Alexandru Walter Boghiu.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia