05 de abril de 2019
05.04.2019

"Era una mina", dice la Policía sobre un piso de trapicheo en Covadonga con tres acusados

Niegan que se dedicaran a la venta de droga y dos de ellos aseguran que eran consumidores

05.04.2019 | 02:31
Los acusados, en el juicio celebrado ayer en la Audiencia. // I. Osorio

La Policía Nacional estuvo 8 meses haciendo vigilancias en torno a un bloque de viviendas de la calle Júpiter, en el corazón del barrio ourensano de Covadonga, un lugar habitual de venta de drogas en la ciudad pese a las continuas redadas. En una de las observaciones, los agentes registraron el ir y venir de 70 personas en solo 4 horas del 20 de marzo de 2017. "Era una mina, la entrada y salida era continua", manifestó ayer el jefe del grupo antidroga, responsable de la investigación, en el juicio celebrado ayer en la Audiencia Provincial contra una pareja y otro hombre acusados de usar un piso para el trapicheo.

La fiscal mantiene la acusación y las peticiones de condena contra los tres. Solicita 3 años y medio de cárcel para A. B. A. y su novia Y. B. O. Para J. R. I. C. pide 6 años porque cuenta con dos condenas anteriores. Este presuntamente intentó borrar pruebas deshaciéndose de parte de la droga cuando la Policía entraba al registro, con el apoyo de agentes de élite de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES). Según la Fiscalía, arrojó por la ventana cuatro recipientes de plástico que contenían 48 envoltorios de heroína, así como 205 envoltorios de cocaína. "Es imposible, no puede ser", fue su respuesta ayer.

La Policía dice que él ponía la cara ante los consumidores y que vendía droga para A. B. A., propietario del piso. Pero J. R. I. C. niega que la sustancia fuera suya o que se dedicara al trapicheo. Alega que estaba en la vivienda que registró la Policía porque iba a consumir allí o donde le vendieran. Se hallaron huellas suyas y él lo justifica por su presencia como toxicómano. Afirma que es adicto a la cocaína y heroína y que el día del registro, en mayo de 2017, había otras cuatro personas pero la Policía se centró en él "por mis antecedentes". Su defensa pide la libre absolución, con una eximente incompleta o una atenuante por la drogadicción.

A. B. A., el presunto encargado de reponer la mercancía y de recoger las ganancias, dice que nunca iba al piso alquilado pero "me puedo imaginar" que allí se vendiera droga. "No me importa lo que cada uno haga con su vida", zanjó en su interrogatorio. Le incautaron 2.700 euros y él alega que eran ahorros. Cobra más de 600 euros de pensión. En uno vivía con su pareja, tenía alquilado donde fueron los registros y un tercero estaba vacío. Según la Policía, su intención era unificar las tres viviendas para el trapicheo.

La acusada Y. B. O. afirma que "jamás" ha trapicheado. Alega que es consumidora de hachís, marihuana y, en ocasiones, cocaína. En su bolso había hachís que, según su versión, era para consumo propio durante "tres o cuatro días".

Culminados las detenciones y los registros, la Policía se incautó de un total de 39,561 gramos de cocaína y de 17,533 gramos de heroína, en distintos grados de pureza. El valor total de la sustancia estupefaciente localizada es 4.759,05 euros. Por estos hechos, calificados por la Fiscalía como un delito contra la salud pública, los tres encausados se enfrentan, además, al pago de una multa de 14.500 euros, cada uno de ellos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia