13 de julio de 2018
13.07.2018

Los mejores de cada DO

13.07.2018 | 03:38

Otros de los galardones más esperados por el sector de la gran cita con los vinos gallegos son, además del Mejor Blanco y Tinto de la Comunidad, los Acios que se entregan a cada una de las cinco Denominaciones de Origen gallegas por separado.

Así, en O Ribeiro, la DO más antigua de Galicia y la primera en conocer sus Acios, el oro fue para Manuel Rojo Colleiteiro, de Manuel Rojo, mientras que la plata y el bronce recayeron en Alter, de Priorato de Razamonde, y Ramón do Casar, de Ramón do Casar.

En Valdeorras, por su parte, triunfaron Ruchel Secretos, de Bodegas Ruchel, en tintos, y D'Berna, de Guitián y Blanco, en blancos. El turno pasó después, y con las leyendas de Manuel Gago y Sole Felloza como hilo conductor, a Rías Baixas.

Así, este año, en la DO del albariño, los grandes destacados han sido Santiago Ruiz, de Santiago Ruiz, Nora, de Viña Nora y Terrae, de O Carallán, con el primer, segundo y tercer puesto, respectivamente.

Don Bernardino, de Adegas Don Bernardino y Peza do Rei, de Adega Cachín, se llevaron, en ese orden, la plata y el oro de la DO encargada de acoger la gran cita de los vinos gallegos 2018, Ribeira Sacra.

Finalmente, llegó el turno para Monterrei, DO que ampara al Mejor Tinto de Galicia de este año y en la que el único premio entregado recayó en el mismo grupo que elabora el Mejor Blanco 2018: Pazo das Tapias, de Pazo do Mar, se hizo con el Acio de Oro de la DO más joven de Galicia.

Todos ellos seleccionados tras una estricta cata a ciegas y en la que participaron expertos como Nuria de la Torre, enóloga de Paco&Lola, primer premio en blancos el pasado 2017, así como el presidente de la Asociación Gallega de Enólogos, Luis Buitrón, el director técnico del CRDO Rioja, Pablo Franco Sarria, o el vicepresidente de Gallaecia, Luis Paadín, además de representantes de la Evega y de los paneles de cata de cada una de las DO gallegas, entre otros.

Hasta ayer se mantuvieron, de hecho, en secreto los resultados. Tras su anuncio y, entre las curiosidades del evento, se destapó un bodegón con todas las referencias premiadas en el concurso.

Acto tras el cual, los asistentes a la cita; bodegueros, enólogos, viticultores, comerciales, etc.; procedieron a compartir unos vinos y unos pinchos en el claustro del Parador de Santo Estevo de Ribas do Sil, en Nogueira de Ramuín, Ourense.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores