15 de junio de 2018
15.06.2018
La 'Zamburiña' sacude la comisaría de Ourense

Cuatro policías antidroga a juicio por proteger a una red de traficantes que les daba información

El juez imputa delito contra la salud pública, omisión del deber y revelación de secretos -Ve indicios contra 10 narcos a los que considera organización criminal -Un traficante pidió al inspector que mediara con otro para recuperar una pistola

14.06.2018 | 23:00
La comisaría de Policía Nacional de Ourense. // Brais Lorenzo

Tras poner patas arriba la comisaría de Policía Nacional de Ourense en noviembre de 2015, la operación Zamburiña llega al fin de la instrucción situando a 4 agentes y 10 traficantes a un paso del banquillo. El magistrado Leonardo Álvarez detalla 15 indicios en un auto que todavía no es firme y abre la fase para que la Fiscalía acuse. Salvo que el juez se desdiga tras los recursos, o la Audiencia Provincial corrija su criterio, 4 policías de la anterior brigada de estupefacientes irán a juicio por, presuntamente, proteger a una red de traficantes que les servían de confidentes y les daban información para conseguir buenas incautaciones.

El instructor del caso ve indicios contra los exintegrantes de la unidad antidroga de la Policía Nacional por presuntos delitos contra la salud pública, omisión del deber de perseguir delitos así como revelación de secretos -uno de los policías se enfrenta exclusivamente a este-, además de tenencia de armas, que atribuye a uno de ellos solo. La investigación que comenzó tras un anónimo a Asuntos Internos en noviembre de 2014 y al hilo de la desaparición de armas en la comisaría de Policía de Ourense -el juez descartó nexo entre esos episodios de la rocambolesca trama del cuerpo, a la que se suma la muerte de un agente por la que dos compañeros están imputados en otra causa-, también acerca a juicio a 10 presuntos traficantes.

La principal, Josefa P. G., alias Pucha, reconoció al juez que se dedicaba a la venta de cocaína (fue detenida poco después de una compra). En sus propiedades del municipio de Punxín y los barrios de O Couto y Covadonga se encontraron 5,2 kilos de cocaína y 540 gramos de heroína Según el juez, ella capitanea un grupo que "ha dispuesto en todo momento de la protección del máximo responsable de la brigada de estupefacientes", Antonio R. F., "quien a sabiendas de que era la máxima responsable de una organización dedicada al tráfico de estupefacientes en la ciudad de Ourense no realizaba ninguna actuación para perseguir o investigar a dicha organización. Al contrario, les otorgaba protección a cambio de información que le permitiese completar con éxito operaciones policiales dirigidas contra competidores de Josefa, llegando incluso esta última a organizar entregas con competidores para facilitar operaciones exitosas a Antonio".

"Coge, yo ahí no me meto"

Según desvelaron escuchas telefónicas y seguimientos, el inspector "mantenía una relación continua" con la traficante "y era perfecto conocedor de que se dedicaba al tráfico de estupefacientes y de que la protegía". El auto incluye "una conversación significativa que Antonio mantiene con Josefa en la que le dice que la semana que viene gestione lo de ella y que depende de la calidad y el precio, que coja la cantidad que quiera, que él ahí no se mete". Y otra "en la que Antonio habla con Josefa sobre una detenida del día anterior preguntándole para quién trabaja, y ella le responde que para unos colombianos. Luego le pregunta "¿Para ti no?", señal inequívoca de que el inspector sabía que Josefa se dedicaba al tráfico". El auto también recoge otro pinchazo en el que hablan del precio de la droga.

La presunta narco afronta delito contra la salud pública, pertenencia a organización criminal -se atribuye a todos los traficantes- y tenencia de armas por una defensa ilegal de descargas eléctricas. Al exjefe antidroga se le imputa delito contra la salud pública, omisión del deber y revelación de secretos. El juez ve indicios de los mismos delitos contra la agente Herminda Mercedes C. G. Al policía ya jubilado Felipe M. A. le imputa, a mayores de esos tres, otro de tenencia de armas, porque en su casa tenía una pistola sin la guía legal. El cuarto exmiembro del antiguo grupo antidroga a un paso de juicio es José Antonio R. F.. Solo por un delito de revelación de secretos por consultar en la base de datos una matrícula, como pidió un traficante.

Chivatazos de los policías

El juez, confiando y avalando la investigación de Asuntos Internos que las defensas y la comisaría han denostado, negando que el anónimo hubiera tenido "la más mínima trascendencia" en el caso, argumenta que la protección policial a la red afín de traficantes "no sólo se limitaba a no investigar a las personas protegidas, sino que además les llevaba a informarles de cualquier investigación que sobre ellos pudiesen estar llevando a cabo otras unidades" , con la supuesta finalidad de "ponerlos en alerta". Asimismo, añade el magistrado, comprobaban la titularidad de matrículas que les suministraban "sus confidentes/protegidos".

La Pucha capitaneaba un grupo en el que se integrarían R. E., "que además de su pareja es su principal colaborador", quien se ocupa del negocio cuando ella no está y la acompaña a los puntos de venta, así como J. V. V., alias Josito, "uno de los principales colaboradores" y presunto intermediario entre ella y J. M. G. P., "que es un proveedor", detenido tras un encuentro en el que hizo presuntamente una venta de cocaína a Josefa (se encontraron en su poder 6.000 euros y otros 41.000 en su domicilio). Ella dijo al juez que Josito le traía droga de Vigo. Constan escuchas a ambos con jerga del estilo " el coche no bale (sic) suelta aceite" o " mal sabor y mancha". Presuntamente, Josefa también se valió de M. B. G. y X. X. B. F. , quienes se encargaban de la venta de las sustancias en dos viviendas del barrio de Covadonga.

En otro grupo actuaban M. F. G. M. -tenía 552 gramos de hachís y 1,1 gramos de heroína- y J. R. R. R., alias Tronquito. Según el instructor, la primera suministraba la droga al segundo, que presuntamente vendía empleando "de forma habitual" un aparcamiento -se localizaron 23 gramos de cocaína-, con la supuesta colaboración de su pareja, M. E. G. D. y F. J. G. C., alias el Pelao. Presuntamente, la primera ayudaba a su marido -en una conversación él le pide que "baje dos raciones de pulpo en cinco minutos"-, mientras que el segundo vendía las sustancias que le suministraba Tronquito quien, según las escuchas de los investigadores de Asuntos Internos, tenía una pistola sin licencia.

El magistrado sostiene que también estos contaban "con la protección del máximo responsable de la brigada de estupefacientes de la policía de Ourense y de Felipe M. A. y Herminda Mercedes C. G., quienes a sabiendas de que estas personas se dedican al tráfico de estupefacientes no dirigen ninguna investigación contra ellos, siempre a cambio de obtener información que les permitía completar con éxito operaciones contra personas que les hacían la competencia", obteniendo a cambio información relevante.

"Guarda la pistola en casita"

El juez sostiene que el exjefe antidroga sabía que Tronquito tenía un arma ilegal y no hizo nada, llegando incluso a hacer gestiones el agente para conseguir que el presunto traficante recuperase la pistola, que le había dejado a R. -al que también se imputa tenencia ilícita- y este no le quería devolver. Un hecho que presuntamente conocía Felipe. Consta una grabación en la que, tras bromear con que la Pucha y su pareja no se la devolverían, el inspector le dice que sí lo harán. Y añade: "En casita, escondida y guardada, que si no te corto las pelotillas".

Pese a que la UDEV de la comisaría y el exjefe antidroga sostienen que las consultas en base de datos a su nombre fueron efectuadas por terceros que usaron sus claves, para poder dar base así al anónimo en el que se le acusaba a él y otros de mafia policial, el juez sostiene que Antonio accedió a las aplicaciones para comprobar datos que le pedían sobre matrículas -en algún caso, por si se trataba de investigadores en coches camuflados- o personas que pudieran ser investigadas. También a petición de dos particulares, según consta en el auto notificado ayer.

Asuntos Internos aportó una escucha entre el inspector y Josito: " A: No sale ni motivos ni... Bueno sí, sale que es por tráfico de drogas pero nada más. Sí, sí. Pero punto, es lo único que puedo ver, nada más, ¿vale? J: No, como me dijeras una vez que a la amiga la tenías, por si acaso, que estaba protegida, ¿sabes? A: Claaro (sic) . J.- Tú me dijiste que la tenías protegida". Además, según los investigadores, "Antonio realizó innumerables gestiones para saber si alguna unidad policial fue la responsable de haber parado a Josito a la salida de Vigo, comprobando varias matrículas que le suministraron tanto Tronquito como Josefa". Contra los agentes Felipe y Mercedes, el juez cita una consulta en la base de datos de cada uno a petición de Tronquito, así como escuchas que denotarían una "protección" a este imputado, Josefa y M. F. G. M.

Desimputados dos sospechosos

Tras dar por cerrada la instrucción y no considerar necesarias más pruebas, el juez Leonardo Álvarez desimputa a dos investigados -la relación cae de 16 a 14- por falta de indicios, "más allá del hecho de encontrarse en el domicilio de la Pucha en el momento de su detención".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia