07 de abril de 2014
07.04.2014

Cerca de cien automovilistas participan en una marcha para pedir la conclusión de la AG-35

Reclaman una vía directa de comunicación entre Ourense y Oporto, sin la necesidad de que los vehículos tengan que pasar por Chaves o por Tui

07.04.2014 | 01:31
Protesta realizada por los vecinos afectados. // Brais Lorenzo

Cerca de cien automovilistas participaron en una marcha, realizada ayer a las once de la mañana desde A Madalena (Lobios) a Casal de Bispo, para reivindicar la conclusión de la autovía AG-35, después de que se pusiera en servicio el tramo que une la ciudad de Ourense con Celanova. Censuran que la Xunta decidiera "darle carpetazo definitivo" a la comunicación por autovía con Portugal, mediante la derogación de "un proyecto que estaba muy avanzado". Piden que el gobierno gallego retome la actuación, que consideran "vital para A Baixa Limia".

Los manifestantes destacan que el proyecto ya había entrado en la fase de expropiación de terrenos, para las circunvalaciones de Bande y Verea, y lamentan que "de la noche para la mañana haya quedado todo derogado", por lo que "están procediendo a la devolución de los terrenos afectados".

El portavoz de la plataforma de afectados, Lisardo Fernández, considera que la decisión ha sido "un navajazo bajo" para los vecinos de la comarca de A Baixa Limia, compuesta por los concellos de Muíños, Lobios, Entrimo, Lobeira y Bande.

Lisardo Fernández destaca que se trata del desarrollo de un eje muy importante para esta provincia y el norte de Portugal, "una vía directa de comunicación entre las ciudades de Ourense y Oporto, por lo que los automovilistas no tendrían que ir por Chaves o por Tui".

Los manifestantes reclaman como medida transitoria que la Xunta retome el proyecto de mejora de la carretera OU-540, que "también ha abandonado la Xunta".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia