16 de julio de 2013
16.07.2013
Faro de Vigo

Tres años por contactar por internet con un sicario para matar a su ex

La mujer le envió datos y una foto del padre de uno de sus hijos, al que había amenazado dos días antes por cortarle el pelo al menor

16.07.2013 | 00:00
La mujer condenada, Sonia Coello Pinto, durante su declaración en el juicio. // Iñaki Osorio

"Ninguna duda cabe de que los correos electrónicos constituían una propuesta concreta y seria de dar muerte a su expareja". En una sentencia que todavía no es firme, la Audiencia Provincial de Ourense condena a tres años de prisión a Sonia Coello Pinto, una ourensana de 36 años, por haber contacto con un sicario para matar a su expareja, padre de uno de sus hijos. Cometió un delito de proposición de homicidio. Ante las evidencias que dejó en su cuenta de correo -pedía "eliminar" a su compañero-, ella las redujo a "algo totalmente inocente, por curiosidad", además de calificar el adelanto de 700 euros que pedía su interlocutor, un presunto asesino de Lima (Perú), como "una estafa".

Según sus argumentos que los magistrados no han creído, ella optó por seguir adelante con las conversaciones y planeaba imprimir los correos electrónicos para, en caso de tener nuevos problemas con su expareja por la custodia de un hijo en común, "enseñárselos y amenazarlo, 'mira lo que soy capaz de hacer'", según defendió en su interrogatorio durante el juicio.

En julio de 2009 la mujer pidió un primer presupuesto para "eliminar" al padre de su hijo, pero como recibió por respuesta que no ofrecía sus servicios en España, recurrió a una segunda cuenta. En este caso, un supuesto sicario con domicilio en Lima fijó el presupuesto en 3.000 euros, con un primer pago de 700 euros, para "eliminar" a su expareja, del cual la condenada ofrecía en su correo una descripción física, así como datos personales sobre dónde residía y trabajaba el hombre, además de una fotografía escaneada.

La mujer condenada fue detenida sólo unos días después a la salida de su trabajo mientras portaba 787 euros, que la sentencia considera que corresponden al anticipo más los gastos de transferencia y lo juzga "significativo" para estimar "acreditada la seriedad de la propuesta" para acabar con la vida de su ex. Sonia no llegó a pagar, resuelve el tribunal ourensano, "precisamente porque fue detenida al día siguiente del último contacto con el sicario". La cantidad coincidía, según la Guardia Civil, con el primer precio pactado más los gastos por enviar el dinero desde una oficina de transferencias.

El fallo judicial, contra el cual cabe recurso de casación ante la sala segunda del Tribunal Supremo, argumenta que en este caso "concurren todos y cada uno de los requisitos" para considerar que se trata de una proposición de homicidio.

Además, el juez defiende que debe tenerse en cuenta "como dato revelador de la verdadera intención" de la mujer, que tuvo una discusión dos días antes con su excompañero porque este le había cortado el pelo al hijo de ambos que era menor de edad, uno de los tres a cargo de la condenada. Según relata, la mujer llegó a "amenazar" a su expareja diciéndole que "se iba a arrepentir" y que "iba a llevar la peor parte".

Delatada por su novio

Fue la pareja sentimental de la condenada en el momento de los hechos la que, cuando vio en su ordenador los correos electrónicos, acudió a la Guardia Civil porque confesó que "se asustó". El hombre, receloso de una posible aventura de la acusada, buceó en su bandeja de correo y se encontró con los sorprendentes mensajes a sicarios. El joven, por indicación de su padre guardia civil, denunció. Tras el arresto, volvieron a convivir pero duró dos días.

Los sucesivos argumentos de la acusada en relación a que se trataba de una broma, que sólo quería intimidar a su expareja o que se dio cuenta de que era una estafa y que no pensaba continuar, no convencieron a la sala de la Audiencia Provincial, que cree que "no resultan verosímiles". Tampoco acepta que, como declaró, fuera a dedicar unos 350 euros a compensar a sus suegros un préstamo familiar para un negocio, y también debería aportar a un bote común del que su novio había retirado dinero para pagar a una abogada. La fiscal del caso había solicitado una condena seis años de prisión para esta mujer. El tribunal entiende que no cabe aplicar agravante de parentesco al tratarse de una relación rota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LA MEJOR INFORMACIÓN, CERCA DE TI


FARO te ofrece un nuevo servicio de pasatiempos y juegos online

Disfruta desde tu ordenador o tu móvil de más de un centenar de retos como crucigramas o sudokus

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia