08 de junio de 2013
08.06.2013

Una alumna de IES Vilamarín de Hostelería, finalista de los premios Le Cordon Blue

Paula Díaz Barja sorprendió al jurado especializado, con un plato que incluía productos protegidos de las cuatro provincias gallegas

08.06.2013 | 10:41
Paula Díaz, (derecha) recibe el diploma de finalista. // G.García Baltasar

Paula Díaz Barja tiene 22 años, es estudiante de segundo curso de Cocina y Gastronomía en el IES Vilamarín de Ourense, y ha conseguido ratificar su talento y creatividad en el arte de los fogones, durante la final del I Premio Promesas de la alta cocina que se disputó en la sede de Le Cordon Blue de Madrid, y en el que ella representó a Galicia, tras ser elegida como una de los 50 mejores alumnos de hostelería de España. Le Cordon Blue es una red internacional de instituciones formativas de gran prestigio mundial, dedicada promover el más alto nivel en la enseñanza culinaria en de Hostelería.

La joven estudiante de Hostelería de Ourense quedó entre los 10 finalistas, y pese a que no consiguió clasificarse entre los ganaderos, si fue muy elogiado su plato, que incluía productos de calidad e indicación protegida de las cuatro provincias de Galicia, y que fue considerado un ejemplo de técnica, que sorprendió a un jurado profesional presidido por el mismísimo Berasategui.

Su propuesta creativa denominada "sorpresa ibérica confitada, oblea tierra- mar y canelón cremoso de queso", tenía un contenido tan largo y de procelosa elaboración, como su nombre, pues según explicó la propia autora incluía entre otros productos, "sorpresa de cerdo ibérico, queso San Simón, un producto protegido de la provincia de Lugo, castaña de Galicia, amparada por indicación protegida y que comprende la zona oeste de Galicia, y el grelo de Galicia".

A eso se sumó Faba de Lourenzá de Lugo, el chourizo de cerdo celta de Agolada, el erizo de mar y el pulpo de la ría gallega, todo unido al "preciado boletus", señaló o los mirabeles de la zona de O Rosal. "Quise hace un guiño ala tradición y la innovación y al despertar de los sentidos".

Cuatro horas

La estudiante gallega enfrentó a una prueba de cuatro horas en la que tuvo que elaborar la versión de un mismo plato, común a todos los finalistas. El objetivo era que el jurado pudiera evaluar la calidad técnica, la originalidad, el sabor, la presentación y la exposición de cada uno de los platos preparados.

El trabajo se presentó finalmente ante un jurado presidido por Martín Berasategui y compuesto por el presidente de la Academia Madrileña de Gastronomía, Miguel Garrido, la periodista Rosa Rivas y tres chefs profesores de la Escuela, demostrando ser digna merecedora de haber competido en la dura final.

El almeriense Cristóbal Muñoz, ganador del premio, recibirá una beca para estudiar un diploma de Cocina, Pastelería o Cocina Española valorado en más de 21.000 en la escuela francesa del chef Arnaud Guerpillon, director técnico de Le Cordon Bleu Madrid las españolas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores