22 de mayo de 2013
22.05.2013

El empresario retenido en China y su hijo vivieron dos años bajo amenaza de muerte

Con la ayuda de un abogado gallego residente en Shanghái logró reunir bajo préstamo la cantidad que adeudaba a un proveedor - "Cuando se reponga hablará", dice su mujer

22.05.2013 | 09:20

El ourensano Cándido Rodríguez Eiró vivió casi dos años de calvario en Shanghái y desde el día 11 se repone en Ourense de la angustia y el miedo en un apartamento que su mujer alquiló en el casco histórico tras serle embargado el chalé que se habían construido en Velle cuando la textil Grupo Fashion 3 generaba beneficios. La quiebra y el concurso de acreedores en junio de 2011 empujaron al empresario a viajar a China para explicar en persona su situación a dos proveedores a los que adeudaba 46.000 y 170.000 euros. Quería decirles que la fecha del reintegro no dependía de él, sino de un administrador concursal, pero ese fue su error. El departamento de inmigración le retuvo en el aeropuerto amparándose en la legislación china que contempla la retención como medida de presión ante una disputa mercantil entre dos o más socios cuando uno de ellos es extranjero. Así que se quedó atrapado, con la única compañía de su hijo Marcos, que tras agotar los visados consiguió quedarse con su padre a través de un puesto de trabajo en el país asiático.

Su estancia allí no fue fácil. Según ha podido saber FARO, apenas pudo salir de la habitación que compartía con Marcos porque tanto él como su hijo estaban amenazados de muerte e incluso de que les cortarían los brazos y las piernas. Dichas amenazas llegaron a atemorizar al empresario, que durante dos años ha sufrido ataques de ansiedad y una profunda depresión. Desde que llegó a Ourense el pasado 10 de mayo ha vivido momentos emotivos al encontrarse con su esposa y seres queridos. Su mujer, Menchu Andrés, no quiso ayer relatar los detalles del calvario que vivió Rodríguez Eiró a miles de kilómetros de Ourense y aseguró que "está bien, en casa. Cuando se reponga hablará". Lo importante ahora, añadió, "es que está aquí".

La familia no quiere profundizar en la liberación de Cándido Rodríguez pero FARO ha sabido que la ayuda de un abogado gallego y su mujer fue crucial para que el empresario pudiese saldar la deuda personal que había contraído con uno de los proveedores (el otro ya había cobrado su parte) al firmarle un documento en el que se comprometía a pagarle con su patrimonio. Lejos de suavizar la presión, este paso supuso un retroceso para el empresario, que fue denunciado y se vio obligado a buscar el dinero bajo las piedras para pagar.

El abogado gallego y su mujer, residentes en la ciudad asiática, dedicaron todo su tiempo y esfuerzo a movilizar el capital necesario. Dos de las principales aportaciones llegaron de Galicia, de dos personas que accedieron a prestar el dinero para facilitar la vuelta a casa del malogrado empresario que simplemente había viajado a China para dar su palabra de que la deuda se saldaría.

Cándido Rodríguez se ha sentido muy solo y poco apoyado a nivel institucional. Cuando llevaba siete meses retenido se quejaba de que sufría extorsión y de que la Embajada Española en Shanghai no hacía nada. Asuntos Exteriores, en cambio, defendía que no era fácil pero que se realizaban las gestiones oportunas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Calendario laboral y escolar 2017/2018

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2017/2018 .

 

 

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Enlaces recomendados: Premios Cine