31 de enero de 2012
31.01.2012
Laura Guede Gallego - Magistrada titular del Juzgado de Familia

"Los hijos sufren en muchos divorcios pero hay padres tan resentidos que no razonan"

El papeleo esconde "dramas de gente que no puede pagar o no sabe qué hacer para ver a sus hijos"

31.01.2012 | 09:18
La jueza de Familia, entre los decanos de los abogados y procuradores, en un acto de 2011. // Jesús Regal

De la luna de miel a la hiel solo tienen que pasar tres meses para que un matrimonio pueda divorciarse legalmente. El adiós es un tren exprés de despedida que se toma con acuerdo o con inquina. No se piden motivos para renunciar al amor aunque en algunos casos las miserias se airean en público, con luz y taquígrafos ante el embarazo del juez. "Hay mucha gente muy cabreada y quieren contar sus problemas con pelos y señales", explica Laura Guede Gallego, titular del juzgado de Primera Instancia Seis de Ourense donde recaen los casos de familia desde el 30 de diciembre de 2008. La magistrada reconoce el trance que soportan muchos menores en medio de la lucha de divorcios fratricidas: "Es cierto que sucede, pero nosotros no podemos entrar en la conciencia de los padres para decirles cómo deben actuar". La juez, que dictó 1.300 sentencias y autos definitivos en 2011, contradice un tópico de la crisis: "No es verdad que haya menos divorcios ahora, sino menos matrimonios". En este mes acumulan ya 125 nuevas demandas, "el doble que en enero de 2010".

–Dicen las estadísticas que en la mitad de las rupturas hay acuerdo y en la otra, un conflicto.

–Los divorcios por mutuo acuerdo y los contenciosos están a lo mejor a la par, lo que sucede es que muchos de los acuerdos se consiguen en sala y, en otros casos, antes de la sentencia ya se produjeron medidas provisionales con un auto resuelto por mí y cuando es el juicio, se pide que se mantengan. Cuando son contenciosos los divorcios, en la mayoría el punto de conflicto es económico, aunque ahora también está empezando a haberlo por la custodia compartida.

– Ourense y su juzgado han sido pioneros en aplicar mediación para buscar acuerdos

–Están trabajando un psicólogo y una abogada en colaboración con la administración de justicia. Desde aquí, se le remiten los casos en los que se considera que puede existir un margen de acuerdo entre las partes que no están muy enfrentadas.

–Cuando la ruptura es tensa, ¿tiene la impresión de que los menores son utilizados como arma arrojadiza?

–Es cierto que sucede y es algo muy difícil de resolver. Nosotros no podemos entrar en la conciencia del padre y la madre para decirles cómo deben actuar con sus hijos, aunque realmente son muchos los casos en los que los hijos padecen. No te lo dicen pero muchos padres están tan resentidos porque la separación tiene la base en la infidelidad, y no atienden a razones. Hay muchas ejecuciones sobre padres que no ven a sus hijos y eso es fruto de que existe una enemistad entre los cónyuges y al final el niño ve tal conflicto entre los padres que acaba por identificar a uno como el bueno y a otro como el malo.

–¿A la hora del divorcio salen a la luz rencores acumulados como una infidelidad?

–A mí no me gusta ni que lo digan ni que lo pregunten en sala, y trato de impedirlo, pero hay mucha gente que está muy cabreada y quieren contar sus problemas con pelos y señales.

–¿Qué medidas se incumplen más tras resolverse un divorcio?

–La mayor parte tienen que ver con pensiones alimenticias, pero tenemos casos muy conflictivos de niños de 13, 14 o 15 años que no quieren ver a sus padres. Están en una edad que ya resulta imposible. Por mucho que se pida en la ejecución, no vas a movilizar a la Policía para que vaya a por un niño y obligarlo a ver a su padre. Pero sobre todo hay mucho drama, gente que lo pasa muy mal porque no tiene con qué pagar las pensiones, o que llevan mucho tiempo sin ver a sus hijos y no saben qué más hacer para verlos.

–El subdirector del Imelga en Ourense alertó de la falta de personal suficiente que propicia largas demoras para completar informes sobre custodia de menores, complejos y laboriosos.

–Pueden llegar a tardar hasta dos años. Lo que hacemos tanto yo como el ministerio fiscal es no admitir esa solicitud, ya que normalmente lo piden las partes, si entendemos que se trata de una prueba buscada para retardar el proceso. En todo caso, mientras dura el proceso siempre se dicta un auto de medidas provisionales que regula la custodia, las pensiones y el régimen de visitas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia