12 de septiembre de 2020
12.09.2020
Faro de Vigo

La urbanización de Golf Domaio se deteriora

La Valedora insta al Concello a que responda a la petición de Luita Verde para declarar la caducidad de las licencias de 2001 y 2003

12.09.2020 | 02:41
Estado actual de la parte de la urbanización sin concluir en Golf Domaio.

La macrourbanización de Golf Domaio, que se remonta a los años 90 y cuya construcción quedó paralizada por los problemas económicos y legales en la que la dejó la promotora, vuelve a ocupar protagonismo en Moaña. El grupo ecologista Luita Verde quiere desde hace años que el Concello declare la caducidad de las licencias otorgadas en su día de una urbanización que quedó a medio construir. Pero se encuentra sin una respuesta, lo que ha hecho acudir a la Valedora do Pobo, que tampoco recibe contestación municipal. Desde el Concello alegan saturación en Urbanismo.

La maleza engulle la urbanización de Residencial Golf Domaio, por debajo del campo de golf, en donde solo concluyeron una docena de los 102 chalés que estaban proyectados, la mitad quedaron a medio construir y los restantes sin empezar. Y todo sigue igual pese a los esfuerzos de los últimos años por parte de la junta de compensación de los propietarios actuales por sacar adelante esta urbanización que se remonta a los años 90 y que la crisis económica acabó por hundir. Han pasado más de 16 y 18 desde la concesión de las últimas licencias y la imagen es de abandono y degradación de las obras de urbanización.

El grupo ecologista Luita Verde, que desde un primer momento se opuso a esta urbanización, vuelve a poner el dedo en la yaga, no cesa en su empeño de enterrarla y ha recurrido a la Valedora do Pobo por la falta de respuesta del Concello a su petición para que se declare la caducidad de la licencias, por los incumplimientos.

Tampoco la Valedora do Pobo recibe la respuesta del Concello y el pasado día 4 informaba al colectivo ecologista que ante esta falta de respuesta a las recomendaciones formuladas desde la institución los días 4 de febrero, 27 de abril y 3 de junio para que se proceda a la incoacción del expediente de caducidad de licencia de obras en el sector B de esta unidad de actuación urbanística, advertía al Concello que de no recibir contestación en el plazo de cinco días, entendería desatendida la obligación legal y que el asunto se incluiría en el informe anual especial dirigido al Parlamento de Galicia, con mención de nombre o nombres de las autoridades o funcionarios que persistan en "la actitud hostil además de entorpecedora de sus funciones".

Luita Verde entiende que el gobierno local es cómplice una vez más de una operación urbanística que ellos siempre denunciaron como especulativa y que se originó en febrero de 2001 y junio de 2003 cuando la comisión de gobierno del Concello acordó conceder licencia de obra para 50 viviendas a Construcciones Mirón y Agarvi en el sector B de la técnicamente denominada Unidad de Actuación A-7 Residencial Golf Domaio.

Recuerda que el requerimiento de la Valedora ya es el tercero desde que el 9 de agosto de 2019 iniciara ante el Concello las oportunas acciones y recuerda que este grupo solicitó el 14 de marzo de 2019 por registro en el Concello la aplicación de la Lei do Solo de Galicia con el inicio del expediente de caducidad de las licencias de obra concedidas y la paralización de los trabajos de construcción o suspensión de usos por el deterioro ambiental del paisaje.

Se advertía de la presunta ilegalidad de la concesión de cualquier licencia por los incumplimientos de la legalidad, ya que no se puede edificar sin urbanizar y que solo se podría otorgar la correspondiente licencia de obras siempre que se asegure la urbanización simultánea de viales y servicios. En 2008, el Concello acordó la incoación del expediente de caducidad, pero en 2010, el alcalde entonces declaró la caducidad de los expedientes de caducidad de las licencias otorgadas en 2001 y 2003 y dejar sin efecto las medidas cautelares de paralizar las obras de construcción y la suspensión de usos que de éstas derivase. Añaden que en 2018, los propietarios de las viviendas crearon una Agrupación de Interés Económico con el objetivo de la venta global de las parcelas del sector B a un inversor. También dicen que después de 16 y 18 años de que la junta de compensación hubiera acordado el pago en metálico del valor de la cesión correspondiente al Concello -200 millones de las antiguas pesetas (1.202.024 euros), no hay aval presentado. de la urbanización de las 102 viviendas y, además, la mayoría no están ejecutadas, solo una docena lo ue representa el 10%; después hay un lote que o llega al medio centenar que están iniciadas sin rematar y las restantes sin construir, por lo ue se incumplen las obligaciones de edificación y urbanización simultánea, no hay conexión de saneamiento, ni de agua.

Desde el Concello aseguran que están pendientes del informe técnico y jurídico para contestar a la Valedora, pero la saturación del departamento impide tenerlos antes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca