01 de agosto de 2020
01.08.2020
Faro de Vigo

La Policía de Cangas irrumpe en un concierto en Massó y obliga a desalojar a centenares de personas

Una multitud se concentraba en el chiringuito de playa para asistir a la actuación de The Soul Jacket

01.08.2020 | 01:25
La Policía de Cangas irrumpe en un concierto en Massó y obliga a desalojar a centenares de personas
La Policía de Cangas irrumpe en un concierto en Massó y obliga a desalojar a centenares de personas

Centenares de personas que se concentraban a última hora de la tarde de ayer en torno al chiringuito de Massó, en el paseo de O Salgueirón, para asistir a un concierto del grupo The Soul Jacket, fueron desalojadas por agentes de la Policía Local que se personaron en la zona en respuesta a numerosas llamadas de ciudadanos denunciando la aglomeración y el alto riesgo de contagio por el incumplimiento de la distancia de seguridad interpersonal y de gente sin mascarilla de protección. Desde el Concello, que también dio aviso a la Guardia Civil ante la posibilidad de que pudieran producirse altercados -situación que no ocurrió- instaron a la dispersión de la multitud y anunciaron que se estudiarán los hechos y se propondrá el cierre cautelar del chiringo de playa si se determina que organiza actividades sin autorización y saltándose las normas de seguridad.

La corporación de Cangas estaba celebrando el pleno ordinario mensual, que comenzó a las ocho de la tarde, cuando los teléfonos de varios concejales del gobierno, y también de la oposición, empezaron a sonar y recibir mensajes alertando de una "marea humana" en O Salgueirón y mostrando su indignación por ello. También los estaba recibiendo la Policía Local , que optó por movilizar los medios disponibles para trasladarse a la zona, desalojarla y pedir responsabilidades a los convocantes. El acceso por la calle Arrecife estaba saturado de vehículos y muchos de los que pretendían incorporarse a última hora quedaron bloqueados en el tramo más estrecho, y la circulación no se normalizó hasta una hora después.

Según varios testimonios, el concierto de ayer estaba anunciado a través de las redes sociales, al igual que otros que se han celebrado desde comienzos del verano. Ante la previsible asistencia masiva de público, los organizadores advierten que no hacen reservas de mesas, que los que no encuentren plaza pueden seguir la actuación musical desde el paseo de O Salgueirón y que recomiendan respetar las medidas de seguridad para prevenir contagios, conforme a las recomendaciones contra la pandemia de covid-19. No obstante, en las últimas semanas se han recibido en las dependencias municipales quejas de vecinos del entorno, y también de visitantes, por el supuesto exceso de permisividad con este tipo de establecimientos, tanto por las actividades como por los horarios y los excesos de aforo.

Aunque la mayoría de las personas que se concentraba en el paseo optó por desalojar la zona cuando llegaron los agentes, estos instaron a suspender el concierto y los miembros del grupo The Soul Jacket recogieron los bártulos, aunque la actividad en el chiringuito continuó, ya con menos gente. La Policía Local procedió a requerir la documentación a los titulares del negocio y pretende aclarar las circunstancias de la convocatoria y la responsabilidades que se derivan.

En ese ámbito de O Salgueirón, en el entorno de la antigua fábrica conservera de Massó, las competencias están repartidas entre Costas del Estado, la Autoridad Portuaria de Vigo y el Concello de Cangas, aunque no está claro a qué administración corresponde actuar en cada caso. El alcalde y los concejales delegados de las áreas implicadas se reunirán con el jefe de la Policía Local y los técnicos municipales para decidir qué medidas tomar y las posibles sanciones.

La Policía irrumpe en un concierto en Cangas para desalojar a centenares de personas


"Anunciamos todos los conciertos que hacemos"

Una responsable de O Chiringo de Massó, Lúa Miranda, alegó que "llevamos todo el verano haciendo conciertos. Los anunciamos y todo el mundo está informado. También trabajamos con el Canjazz y con asociaciones públicas. Reconoció que la actuación de ayer "se desbordó" a tenor de la cantidad de gente que acudió a ver a The Soul Jacket, que no llegaron a tocar.

La responsable del negocio alega también que todo el público llevaba la mascarilla. "La perspectiva que hay desde afuera no es la misma que en el medio del público, en donde se respetaban las medidas". Relata que "separamos más las mesas, desalojamos el paseo y la gente que estaba de pie llevaba mascarilla. Pero no hubo forma y nos cancelaron el concierto antes de empezar", lamenta.

Miranda entiende que la alta afluencia de público estuvo motivada por varios factores. The Soul Jacket es una banda de Vigo que normalmente no toca de forma gratuita. Vinieron porque la situación es muy compleja, somos conocidos y nos ayudaron porque la hostelería está muy mal. Entre la gente que acude al Chiringo y la que mueven ellos como grupo... por eso vino tanto público".

Después de que los agentes suspendiesen el concierto y mientras los músicos recogían los instrumentos y la instalación de sonido, todavía eran decenas las personas que siguieron disfrutando del chiringuito sin ser desalojadas por la Policía, aunque una gran parte de los asistentes se fueron al irrumpir los agentes y asumir que no habría actuación.

En sus redes sociales O Chiringo de Massó publicita todos los conciertos que ofrece este verano. Desde hace varios días tienen colgado el cartel de la actuación de ayer. El mismo jueves publicaron un texto sobre las medidas de seguridad: "Non reservamos mesa, para os bolos tendes que vir con tempo e no caso de non coller sitio podedes ver o concerto dende o paseo, neste caso gardando sempre as medidas de seguridade. Desculpade as molestias e graciñas a todos os que escribistes", concluye el post

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

FaroEduca