25 de marzo de 2020
25.03.2020
Faro de Vigo

La cofradía de Bueu declara la guerra a la estrella de mar

Pone en marcha un proyecto piloto para retirar esta especie de los bancos marisqueros de Beluso y Agrelo-Portomaior

25.03.2020 | 01:16

La estrella de mar bajo su apariencia esconde a un voraz devorador de marisco, con especial apetencia por la almeja y por el mejillón. La Cofradía de Bueu acaba de poner en marcha un proyecto piloto para intentar mitigar sus efectos sobre los bancos marisqueros en los que trabajan sus embarcaciones. Desde hace unos días submarinistas del Grupo Roslev se sumergen para retirar en cada jornada de trabajo entre 400 y 500 kilos de este equinodermo, que se sitúa sobre las zonas de producción de almeja y con una sorprendente facilidad es capaz de extraer la vianda.

La Cofradía de Bueu ha puesto en marcha un proyecto piloto para combatir la presencia de la estrella de mar en sus bancos marisqueros. Este equinodermo, que a priori puede ofrecer una bella imagen en los fondos marinos, supone una grave amenaza para el sector del marisqueo, en especial para la almeja. La estrella de mar se sitúa sobre el marisco y es capaz de extraer la vianda con relativa facilidad.

Para intentar minimizar su impacto el pósito ha contratado a una empresa de Bueu, Grupo Roslev, que desde hace unos días se dedica a extraer con submarinistas grandes cantidades de estrella de mar, que se traen en sacos a tierra. En cada jornada de trabajo se estima que se están retirando entre 400 y 500 kilos de equinodermo.

Este proyecto ha delimitado dos zonas de trabajo preferentes: entre la Praia de Beluso y la zona Pedra Blanca y el entorno de Agrelo-Portomaior. Durante los primeros días las inmersiones se han concentrado en la costa de Beluso. A primera hora de la mañana sale una embarcación desde el puerto de Bueu con cuatro "ranas" a bordo y una quinta persona que les presta apoyo desde la superficie. "Estamos trabajando unas cuatro horas al día y de media se están sacando entre 400 y 500 kilos de estrella", explican los responsables del Grupo Roslev. "Cuando las recogemos en el agua abultan mucho y los sacos están completamente llenos, pero una vez en superficie van perdiendo volumen", añaden.

Efectos sobre el mejillón

El trabajo de los buzos resulta imprescindible para hacer frente a la "invasión" de este equinodermo. Primero porque es una especie que no queda en las playas cuando la marea baja y, en segundo lugar, porque muestra un especial apetito por los bancos marisqueros que están permanentemente bajo el agua. Entre sus alimentos preferidos no está solo la almeja, sino que también ataca al mejillón. Los bateeiros de la ría de Pontevedra ya tuvieron graves problemas por los estragos causados en las cuerdas de las bateas, sobre todo en zonas como Combarro.

Esta campaña piloto está previsto que cuente con unas diez jornadas de trabajo y la previsión del Grupo Roslev es poder acabar a lo largo de los próximos días. La empresa, antes denominada como Servisub, es una empresa especializada en obras y servicios, con un segmento dedicado al buceo y trabajos marinos. Recientemente se encargó de coordinar el reflotamiento del bateeiro "Nodales", que se hundió en el puerto de Bueu durante la Nochebuena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LA MEJOR INFORMACIÓN, CERCA DE TI


FARO te ofrece un nuevo servicio de pasatiempos y juegos online

Disfruta desde tu ordenador o tu móvil de más de un centenar de retos como crucigramas o sudokus

FaroEduca