02 de marzo de 2020
02.03.2020

Moaña se ríe de la lluvia

Carrozas y comparsas protagonizaron un Enterro da Sardiña bajo un diluvio pero muy animado

02.03.2020 | 02:24
Disfrazados de presos que se dirigen a Soto del Real, en el Enterro da Sardiña de Moaña. // S.Á.

Pese al viento y la lluvia, Moaña celebró ayer su Enterro da Sardiña, más pasado por agua que otra cosa, pero al que no faltaron las carrozas de vecinos y la docena de comparsas que organizan este carnaval junto al Concello. Muchos ya iban provistos en sus bolsillos del "kit" de supervivencia, con capas plásticas para ponerse sobre sus disfraces. Cerca de las 17:30 comenzó el desfile desde Portal do Almacén para realizar el recorrido de costumbre por la travesía Ramón Cabanillas hasta el paseo en donde se iba a quemar la sardina en el mar. "Os Combois" se llevó el premio en el Concurso de Comparsas.

Eran las cinco de la tarde y llovía a mares en Moaña. Estaban anunciadas malas condiciones meteorológicas, pero las doce comparsas que organizan el Entroido en este municipio, en colaboración con el Concello, decidieron darle para adelante y que ni la lluvia ni el viento les impidieran enterrar su "sardiña" de carnaval, tras nueve días de fiesta.

Así fue. El Enterro da Sardiña comenzó cerca de las cinco y media desde el cruce de Portal do Almacén, adonde fueron llegando las carrozas y comparsas. Por la carretera PO-313 bajaba el "narcosubmarino" de Aldán, gran protagonista en el Entroido en O Morrazo, sobre un tractor y dentro de la máquina los buzos de la parodia que le acompañaban, protegidos de la lluvia. En Portal de Almacén, la Policía ya dirigía a los conductores en sentido hacia la Autovía por la carretera de Quintela. Ramón Cabanillas ya estaba cortada al tráfico y, poco a poco, se iba llenando de carrozas y disfraces, a ritmo de rock&roll y samba. Las egipcias se sujetaban los adornos en la cabeza porque el viento soplaba y la treintena de Beatles de "Os de sempre" empezaban a reunirse buscando en el bolsillo el "kit" de supervivencia que incluía, no mascarillas, sino capas de plástico para protegerse del diluvio. Con ella ya aparecieron los esquimales de "Os que faltaban" cuando entraron con sus vestimentas y su carroza con iglú en Portal do Almacén



Carrozas y comparsas se pusieron en ordenada fila para recorrer toda la travesía de Ramón Cabanillas hasta el paseo marítimo en donde estaba prevista la quema de la Sardiña, el emblema del carnaval en Moaña, que iba presidiendo la comitiva de disfraces en un vehículo municipal.

En Moaña se rindió culto a los furanchos tradicionales, en carrozas sobre tractores; al "narcosubmarino" de Aldán, que desfiló también sobre ruedas, y sobre todo, al humor, con parodias de los grandes acontecimientos políticos del año.

Las doce comparsas volvieron a salir con sus disfraces de muñeca de tarta de fresa, traje de gala escocés, boda gitana, egipcias, esquimales o, entre otros, del personaje Coco de Disney, que lucían "Os Combois", por cierto la ganadora del concurso de comparsas que se celebró en la noche del sábado en la carpa del paseo.

Conductor positivo en drogas



La Policía local y Guardia Civil controlaron todo el "Enterro da Sardiña". El único incidente lo protagonizó un conductor que fue interceptado por la patrulla de la Policía Local, en la calle Concepción Arenal cuando, a las 19:00 horas, iba a entrar por dirección prohibida y ya fue parado. El hombre carecía de permiso de conducción y, en el control que realizaron los gentes, dio positivo en consumo de drogas.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca