28 de febrero de 2020
28.02.2020

Un contencioso que se remonta al abril de 2015

28.02.2020 | 06:47

El primer bimestre de 2015 se emite y se pasa al cobro los correspondientes recibos con las tarifas de 2015 con total normalidad, una vez el Concello procedió a su correspondiente aprobación Ante el incremento de precios que supuso este cobro, en algunos casos superiores al 200%, con respecto a 2014, vecinos y políticos iniciaron una protesta. Su primer consecuencia fue que el gobierno aún del PP, el 17 de abril de 2015, suspendida el cobro del segundo bimestre y se abría un proceso de negociación con la concesionaria con el fin de corregir deficiencias aparecidas en los recibos. El cobro de los importes estuvo paralizado hasta el 18 de febrero de 2016 cuando el concello aprueba una nueva ordenanza y restablece el cobro, pero con importes derivados de las tarifas anteriores al contrato, que se aplicaron en 2015 y 2016. Este acto fue seguidos de reclamaciones judiciales. Una sentencia anula las ordenanza y otra obliga al Concello al pago de una cantidad sin determinar. La empresa reclamaba inicialmente un millón de euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca