26 de febrero de 2020
26.02.2020

Los comerciantes escuchan "palabras bonitas", pero exigen "resultados" para creérselas

26.02.2020 | 03:09

"No se puede negar que recientemente ha habido un repunte de robos en Cangas, pero se está actuando, ya hay un detenido en la cárcel y no vamos a bajar la guardia, aunque la seguridad cero no existe". Es el mensaje que comparten la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba, y el alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, tras presidir, ayer a mediodía en el consistorio, una Xunta Local de Seguridade monográfica, con la participación de los mandos de la Policía Local y de la Guardia Civil en la provincia y en el municipio. Todas las partes implicadas insisten en trasladar un "mensaje de tranquilidad" a la ciudadanía, en especial a los comerciantes, que sufren más directamente los actos delictivos.

La remisión de los "picos" de delincuencia -que preocupa al vecindario y ha sacado a los comerciantes a la calle para denunciar la sensación de impunidad en la que se mueven los autores- lo atribuyen al incremento de medios desplegados por las fuerzas y cuerpos de seguridad, que han logrado detener y enviar a prisión a uno de los implicados en robos en establecimientos e "identificar a los miembros del grupo" en el que se mueven. Se les relaciona con el consumo de drogas y son reincidentes, lo que facilitaría las detenciones en caso de producirse nuevos robos, señalan, dando a entender que son objeto de seguimiento por los agentes policiales.

"Es cierto que la situación era altamente preocupante y esta reunión es precisamente para tomar decisiones y comprobar si los operativos en marcha están funcionando", explicó Larriba, que acto seguido respondió a esa cuestión: "El resultado es magnífico y las medidas han hecho bajar los actos delictivos y aumentar la sensación de seguridad" entre la población. La respuesta institucional contempla el refuerzo de patrullas de la Guardia Civil y la recuperación puntual de la brigada nocturna de la Policía Local, que han rebajado esos datos y está dando "excelentes resultados" que los comerciantes aprecian. Las estadísticas delictiva ya están "en fase descendente", y los trabajos de investigación y vigilancia se mantienen y seguirán dando frutos, aseguran.

Pero los comerciantes aún no lo tienen tan claro. Mª Carmen Pereiro, presidenta de la asociación Cangas Vella, que ha abanderado las protestas por la situación de inseguridad del sector, dice que la mayor presencia de agentes de la Guardia Civil y la recuperación de la brigada nocturna de la Policía Local son medidas "disuasorias" frente a la delincuencia, aunque teme que esos refuerzos respondan más a las celebraciones del Entroido que a la respuesta ante la oleada de robos. "Ya veremos si se mantienen cuando acabe el Carnaval", plantea.

Aunque el operativo policial se ha reforzado en las últimas semanas para atender la "alarma social" generada por los robos, la plantilla permanente de la Guardia Civil en el cuartel de Cangas es de 38 agentes, según aseguran los mandos de la Benemérita. Y el alcalde añadió que la Policía Local también está realizando turnos de noche con agentes voluntarios, aunque le supone un sensible incremento económico al Concello. Pazos también comunicó que el próximo lunes, 2 de marzo, se incorporarán al cuerpo municipal dos nuevos agentes y que en verano se reforzará con otros diez policías.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca