01 de febrero de 2020
01.02.2020

Pendientes del "settlement status" para vivir

La mayoría lleva más de cinco años en la ciudad, que son los mínimos que exige la nueva normativa a los europeos para seguir teniendo los mismos derechos que antes - Apuntan que el alcalde insiste en campañas en que Londres es la ciudad de todos

01.02.2020 | 05:44
Concentraciones a favor del Brexit, ayer en la capital del Reino Unido. // Reuters/ Henry Nichols

No hay duelo en el corazón de los españoles que trabajan y viven en el Reino Unido. Al menos los que viven en Londres no encuentran ahora mismo motivo para quejas ni ansia ninguna de marcharse del país. Claro que la capital de Inglaterra siempre se mostró contraria al Brexit. El 60% de su población votó permanecer en la Unión Europea en 2016. Los morracenses con los que hablamos que viven en la ciudad del Támesis manifiestan que recibieron mucha información en los últimos meses para obtener el permiso de residencia, que se llama settlement status. Para ellos, el día de ayer fue una jornada normal de trabajo, que no trae preocupaciones sobre su futuro. En un día de fiesta para los seguidores del Brexit, algunos gallegos que residen en Londres recuerdan que cuando se votó el Brexit, la búsqueda más frecuente ese día en Google fue "qué es el Brexit".
Los morracenses allí asentados con los que hablamos llevan más de cinco años trabajando en la ciudad de Londres. Es el tiempo mínimo para conseguir el famoso settelement status. Así que ellos no afrontan el Brexit como un problema, aunque todos trataron de informarse y de conseguir el mencionado permiso. Recuerdan que desde la ciudad de Londres se hicieron campañas informativas en este sentido. Aún estos días, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, animaba a los extranjeros miembros de la Unión Europea a acudir a la ciudad. "Y es que Londres necesita trabajadores de todo", coinciden en señalar los entrevistados. Lucía Buceta, Pablo Vázquez, María Valverde o Lara Gil.
Lucía Buceta es natural de Bueu. Trabaja en el Instituto Vicente Cañada, en Londres, donde ejerce de profesora de tecnología. Lleva allí ocho años, por lo que la condición mínima para quedarse ya la tiene de sobra. Sin embargo, ella quiere regresar a España, donde tiene la intención de prepara oposición para lo mismo que está haciendo en Londres: profesora de Técnología en un instituto. Afirma que el Gobierno de Boris Johnson es bastante radical y que hay cierra incertidumbre sobre el Brexit, por lo que no se sabe si habrá unas medidas más drásticas a las ya anunciadas. "Yo, antes del Brexit, ya quería regresar a España. Me voy a presentar a una oposición. Pero lo cierto es que con esto del Brexit te hacen sentir que no eres bienvenido al país. Recuerda que no le costó mucho encontrar trabajo y que Londres es una ciudad en la que no falta si se sabe bien inglés y eres un buen trabajador.
No es de la misma opinión Pablo Vázquez (37 años). Vecino de Lantaño lleva siete años en Londres ejerciendo de lo que estudió: ingeniero de Caminos. Afirma que en todo este tiempo nadie le pidió ningún título de inglés para poder trabajar, algo que sí se lo exigían en España, contradicciones que tiene la actual vida laboral. Asegura que no se saben muy bien las consecuencias del Brexit, pero apunta que el mercado y los inversores están parados. Añade que la gente en Londres estaba harta del Brexit y que muchos que lo rechazaban y así lo hicieron constar en las urnas, después estaban deseando que llegara, porque ya no podían aguantar más la situación. Estaban hartos de vivir en la incertidumbre. No es que cambiaran de opinión, pero querían estabilidad, la que no se le proporcionaba en ese momento. Afirma que el Brexit no es algo inminente que afecte a los trabajadores de la Unión Europea, ya que hasta 2021 se puede conseguir el settlement status. "El Brexit venció porque hubo un movimiento populista de derechas que hablaba de los peligros de la emigración, que los emigrantes les estábamos quitando el trabajo a los de aquí. Y todo ello en medio de una crisis económica", manifiesta Pablo Vázquez.
Lara Gil es de Pontevedra y lleva ochos años trabajando en Londres en publicidad. Recuerda que ella y su pareja llegaron a Londres con una maleta y sin apenas hablar inglés y que no les fue difícil encontrar trabajo. Ella también confirma que allí es algo que no falta. "No nos dijeron nada del pasaporte, solo nos hablaron del settlement status y se hicieron varias campañas informativas encaminadas a conseguir este permiso. "Vivo en Londres y no tuve problemas por el Brexit. El alcalde hizo varias campañas dirigidas a concienciar a la gente que Londres era una ciudad abierta a todos.
La última noche antes del Brexit, en Londres, el gaiteiro moañés Anxo Lorenzo ofreció el último concierto de una gira que le llevó por gran parte de Irlanda liderando un cuarteto con los irlandeses Donal O´Connor (violín), Jack Talty (concertina) y Jim Murray (guitarra). En el King's Place londinense reunió a muchos de sus "colegas" de O Morrazo, en un concierto memorable, al igual que los que ofreció desde el pasado 14 de enero en Bublín, Newbridge, Castlebar, Clifden, Drogheda, Laoghaire, Cork, Bray, Wexford o Birr. Allí se habló de música, pero también de un Brexit que según ha podido apreciar el músico moañés, en los días que lleva el por Inglaterra, que ha producido cansancio. "Noto a la gente muy aburrida", aseguraba tras la noche del concierto, del que se siente orgulloso por el éxito y por la calidad de los músicos que le acompañaron. Ha sido un concierto en una fecha clave para la historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Desde la primera nota hasta el último suspiro, West Side Story es uno de los musicales más importantes y representativos del teatro universal. Ahora llega a Vigo, del 26 al 29 de marzo, la más grande historia de amor ambientada en las calles de Nueva York

Comeza un ano máis o Concurso Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo nos contan como ven eles as Illas Cíes

FaroEduca