09 de septiembre de 2019
09.09.2019

Herido grave al caer del tejado del viejo cocedero de Canabal

Se trata de un vecino de Santiago que llegó en tren a Vigo, donde cogió el barco para acudir a las playas de O Morrazo

09.09.2019 | 02:04
Agujero que se abrió en el tejado y por el que cayó. // Santos Álvarez

Un vecino de Santiago de Compostela, J.S.R, de 56 años de edad, cayó de una altura de 8 metros del tejado de la nave del antiguo cocedero de marisco de Canabal, sobre las 17.00 horas. Fue trasladado por una ambulancia medicalizada hasta el hospital Álvaro Cunqueiro y su estado era grave. La Policía Local fue alertada a las 17.00 horas de que debía acompañar a los médicos del Punto de Atención Continuada de Cangas (PAC) para atender una urgencia que había sucedido en una de las naves abandonadas del cocedero de Canabal.

El accidente tuvo lugar cuando este vecino de Santiago de Compostela se dispuso a andar por encima del viejo tejado de uralita de la nave abandonada del citado cocedero de mejillón. El tejado cedió y cayó de una altura de más de 8 metros. En el momento de ser trasladado llevaba fractura abierta de muñeca y múltiples contusiones, además por un momento perdió la consciencia.

Según relataron varios testigos, el hombre, que más tarde se supo que vivía e n el polígono de Fontiñas, cogió el tren para acercarse a Vigo. De allí se trasladó en barco a Cangas y llevó a la playa de Canabal saltando de arenal en arenal. La Policía Local de Cangas averiguó que vivía en el polígono de Fontiñas con su padre y su hermana, que fueron avisados del accidente. En la playa había numerosos bañistas en el momento que tuvo lugar el accidente. La Policía Local de Cangas trata de averiguar ahora con qué intención este vecino de Santiago de Compostela se había subido al tejado y se atrevió a andar sobre él un buen tramo. Se supone que la uralita cedió al peso del hombre y que el agujero que ahora ese visible en el tejado no estaba antes del siniestro.

Al tejado de la nave abandonada del cocedero de marisco, donde hay desde una vieja cinta transportadora hasta una lancha, se accede fácilmente por la parte de atrás, por donde está el camino de acceso a la playa de Canabal. La policía Local procedió a precintar la zona después del accidente y se puso en contacto con el propietario de esta concesión portuaria que no está operativa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca