08 de septiembre de 2019
08.09.2019

El fuego cerca dos casas de la urbanización de Punta Couso en un incendio que devora 5 hectáreas

La presencia de acantilados complicó las maniobras de los tres helicópteros y el hidroavión que participaron en el operativo

08.09.2019 | 03:39
Medios aéreos y terrestres luchan contra el fuego en Punta Couso, en Cangas. // S. Álvarez

Agoniza el verano y con la ayuda del viento fuerte del nordeste el peligro en el monte acecha. De nuevo los acantilados de Punta Couso, hacia la Costa da Vela, en Cangas, fueron objetivo de las llamas en el más importante incendio del verano en O Morrazo en esa campaña. Cerca de cinco hectáreas de monte bajo se quemaron en este fuego que movilizó a dos agentes forestales, 7 brigadas, 4 motobombas, tres helicópteros y un hidroavión, además de 11 efectivos de Protección Civil de Cangas, en torno a las 12.30 horas de ayer. Dos casas de la urbanización privada de Punta Couso estuvieron en serio peligro y solo la atrevida intervención aérea las puso a salvo, aunque hubo daños colaterales en la acción: en una de la pasadas realizadas por el hidroavión, el agua que arrojó rompió el tejado de una de la dos casas a las que el fuego cercaba de forma peligrosa. La suerte fue que en ninguna de las dos viviendas había gente en ese momento.

Fueron los vecinos los que alertaron al 061 y después al 112 del fuego, que nacía cerca del acantilado donde el monte es bajo y las olas escarpan. Los vecinos en seguida se hicieron acopio de mangueras y comenzaron a regar las inmediaciones de sus casas hasta donde podían. El fuego se divisaba perfectamente desde los barcos que pasaban por la Costa de A Vela, que también supieron dar la alarma e hicieron llegar las primeras fotografías.

Los efectivos se emplearon a fondo para mitigar el fuego. // S. Álvarez

El polémico portal donde están los carteles de prohibido el paso y se anuncia que se trata de una urbanización privada, quedó abierto de par en par para que pudieran pasar los vehículos de Medio Rural, Protección Civil Cangas, Policía Local y Guardia Civil. En la urbanización los vecinos se ayudaban unos a otros y se hacían llamadas a los propietarios de las casas que estaban vacías y por las que rondaba el fuego, que por momentos parecía incesante, por mucho hidroavión y helicópteros que arrojaban agua sobre el fuego. De la pericia de los pilotos quedó constancia en la forma de atacar el fuego al borde del precipicio y con un humo que impedía la visión. Una vez atacado el fuego desde el aire, las brigadas de Medio Rural se adentraron en el monte para realizar su parte de trabajo. Los efectivos de Protección de Civil de Cangas se ocupaban, mientras, de retirar a los vecinos que estaban en zona peligrosa y aseguraban el entorno de las casas que estaban el peligro.

Una de las vecinas de la urbanización, Mónica Tourón, relataba que el año pasado se registraron ya dos incendios y que en ambos casos quedó sin resolver la causa o, por lo menos, a los vecinos no les comentaron nada. No creía que el fuego fuese intencionado y manifestaba que estos días, el fuerte viento del norte había dejado todo muy seco, así que riesgo de incendio había con las altas temperaturas que se alcanzaron estos días. Alrededor de las 16. 30 horas, Medio Rural anunció que el fuego estaba estabilizado y sobre las 18.30 horas se marchó el ultimo helicóptero, aunque seguían en la zona operativos de Medio Rural y de Protección Civil, enfriando las zonas afectadas por el fuego y con la vista puesta en el viento. Para ellos era su mayor inquietud. Había soplado fuerte por la mañana y por la tarde remitió un poco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca