10 de abril de 2019
10.04.2019

El colegio Eduardo Pondal, el mejor regueifeiro

Fue el que registró más alumnos en la final del Certame de Poesía Improvisada celebrado en el auditorio cangués

10.04.2019 | 02:17
El colegio Eduardo Pondal, el mejor regueifeiro de O Morrazo. // FdV

El III Certame de Poesía Improvisada do Morrazo, que organizan las concellerías de Normalización Lingüística de Cangas, Moaña, Bueu y Vilaboa, reunió a 110 alumnos de 2º de ESO de 11 centros educativos de la comarca. El colegio cangués Eduardo Pondal fue el centro ganador al contar con más alumnos en la final. En individual, dos de los cuatro ganadores - Iago Pintos y Sara Caride- también son de este centro y Anaís Santamaría y Manuel Gutiérrez, del Instituto IES María Soliño, de Cangas. El certamen estuvo conducido, sobre el escenario del auditorio cangués, por Luis "O Caruncho" y Pinto de Herbón.

" Un pouquiño de respecto/ Aos que non somos de Cangas/ Que non temos auditorio / Pero temos moitas gañas" o " Traballemos en equipo/ Ese é o noso futuro/ Máis algúns profes nos din / Que por el non dan un duro", fueron algunas de las regueifas que ayer se pudieron escuchar en el Auditorio de Cangas, en el seno del III Certame de Poesía Improvisada que reunió a 110 alumnos de 2º de ESO de 11 centros educativos de la comarca de O Morrazo (10 por cada centro).

Los estudiantes tenían que improvisar a partir de dos palabras que pronunciaban los regueifeiros encargados de conducir el evento, Luis "O Caruncho" y Pinto de Herbón. Fue el caso de las dos estrofas anteriores que un par de alumnos pronunciaron en respuesta a "con un pouquiño de respecto" y "con futuro e duro".

El colegio Eduardo Pondal, de Cangas, fue el centro educativo ganador en este certamen, ya que fue el que reunió a más alumnos en la fase final (5 de un total de 20), mientras que a título individual lo consiguieron Iago Pintos y Sara Caride, de este mismo colegio Eduardo Pondal; y Manuel Gutiérrez y Anaís Santamarina, del IES María Soliño, también de Cangas

El certamen está organizado por las concejalías de Normalización Lingüística de Moaña, Cangas, Bueu y Vilaboa, en colaboración con la Diputación de Pontevedra y la Asociación ORAL (Oralidade, Rima, Arte e Lingua). La competición es el broche de oro a un programa de 24 obradoiros que se desarrollaron a lo largo del mes de marzo, impartidos por ORAL, en cada centro, aunque en el certamen no se prima tanto la competición como dar a conocer la poesía oral improvisada en verso. Por eso que el premio para el centro ganador era un roscón.

A lo largo de marzo se realizaron dos obradoiros, el primero de ellos de 90 minutos, para un grupo de 50 alumnos, de acercamiento a la improvisación y sobre la improvisación en Galicia, en donde se trabajó el ritmo, rima, la estrofa, cuarteta, verso de arranque o pie forzado; y un segundo, de igual duración, pero para 25 estudiantes seleccionados del primer taller por el profesorado del centro, para llevar a la práctica la teoría aprendida. En este obradoiro, el profesorado seleccionaba a los 10 alumnos que participarían en este certamen.

Un jurado compuesto por los poetas Miriam Ferradáns y Daniel Costas y Sara Malvido, directora del grupo de gaitas Tromentelo de Coiro, se encargó de valorar la improvisación de los alumnos que fueron saliendo al escenario en una primera ronda de 10 turnos con 11 estudiantes cada uno, en donde tuvieron que realizar una cuarteta de presentación, otra con dos palabras que les dijeron y con la que tenían que rimar; además de otra cuarteta con pie forzado que también conocían en el momento. En esta primera ronda fueron seleccionados 20 alumnos que se volvieron a enfrentar y de los que resultaron los cuatro ganadores.

Con este programa, tal y como señala uno de sus grandes impulsores y concejal de Ensino de Moaña, Aldán Santamarina, es además de dar a conocer la poesía oral improvisad, es espertar o interese pola práctica da técnica da improvisación que forma parte da noso patrimonio cultural, achegar recursos para a expresión oral, fomentar as actitudes e competencias para improvisar e a creatividade e a posta en escena; aumentar a competencia lingüística e musical, desenvolver a memoria, crear contextos informais e espazos de lecer de calidade que poñan en valor expresión lúdicas e enxebres do noso patrimonio antropolóxico e cultural a a convivencia entre o alumnado da mesma idade de todos os centros da comarca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca