08 de marzo de 2019
08.03.2019

Testimonios de mujer

Las concentraciones y la convocatoria de huelga marcan este día en el que una representación del colectivo femenino habla en primera persona de situaciones machistas vividas

08.03.2019 | 02:32
Banquete de mujeres que organizó ayer A Cepa en Cangas en el 8-M. // G.N.

Más de una veintena de mujeres de O Morrazo ofrecen su valoración en este 8-M sobre el machismo y experiencias vividas. La mayoría reconoce que lo han sufrido en trabajos dominados por los hombres en donde el atributo masculino es tarjeta de credibilidad frente a ellas. Otras lo ven en gestos con los que quieren acabar, como, en las presentaciones, los besos a las mujeres y el apretón de manos en hombres. Las hay también que aseguran que siempre encontraron apoyadas por los hombres en sus puestos.

Dice que por su carácter Lleva años al frente de una empresa de instalaciones eléctricas, en un sector en el que la mayor parte de los que trabajan son hombres y aún hoy, sigue causando sorpresa que la persona que va a definir la parte técnica de la obra sea mujer: "Como siempre es la misma reacción, desconfianza, estupor". En ese papel está Dolores Hermelo, concejala en el Concello de Cangas y gerente de una empresa de instalaciones eléctricas que en este 8-M, de conmemoración del Día de la Mujer, recuerda sus experiencias machistas, que centra en el ámbito laboral: "La primera vez que aparecí en la obra para llevar la parte de las instalaciones eléctricas pasé más tiempo explicando que no era la decoradora, que explicando mi trabajo. Una vez di las explicaciones correspondientes, y creyendo que estaba ya todo definido para poder comenzar, me sorprenden diciendo.... ¿pero ya no va a venir nadie más?, ¿donde está tu jefe?, ¿no va a venir el chico? El chico era un compañero mío de trabajo, que hacía lo mismo que yo, al que yo estaba formando, pero lo más importante tenía ese atributo masculino del que yo carezco, eso que le daba una mayor credibilidad. He de decir también que no tuve que volver a justificar más mis conocimientos con ese cliente, ya que acabó entendiendo que esa mujer que tenía delante reunía los conocimientos. Pero aún sigo sigo escuchando (cada vez menos) ¿eres la decoradora, no?".
La que fue directora de la Mostra de Teatro de Cangas, miembro de la Asociación de Disminuidos do Morrazo (ADM) y presidenta de la Asociación Xiria, María Xosé Mariño, reconoce que siempre ha tenido mal carácter y nunca permitió que un hombre le superara o la pisara, aunque admite qué en su trabajo, aun teniendo más responsabilidad en algunos temas, nunca ganó más que los hombres. Eso sí recuerda con humor anécdotas de como cuando un día entró en la oficina de ADM en Moaña y la habían pintado toda de blanco, menos su despacho, que apareció de rosa.
Otra concejala en Cangas, Ánxela Vizoso, asegura que en la esfera política se da bastante una situación "curiosa" cuando es el momento de las presentaciones: "Todo el mundo se saluda y esa vieja costumbre de hacerlo a las mujeres con dos besos y a los hombres dando la mano son micromachismos que hay que ir dejando atrás". También cree que para ser escuchadas y que sus opiniones se tengan en cuenta, las mujeres tienen que hacer más esfuerzo "y no es fácil enfrentarse a este techo de cristal a diario".
Su compañera al frente de la Concejalía de Obras, Mercedes Giráldez, reconoce que tiene que aguantar escuchar cosas como "¿Una mujer para dirigir obras, que sabrá?". Si tiene que referirse a una situación machista, alude a la reunión con el conselleiro de Sanidade: "Fueron todos testigos de que a la única persona que trató con desprecio fue a mí; era la única mujer". La última situación machista la vivió esta misma semana en la charla con los contratados que entraron a trabajar en el Concello: "Alguno no demostró respeto ni por la aparejadora municipal ni hacia ella al preguntar por el encargado "que ya él sabría".
En el mundo de las Artes, la gestora cultural canguesa y comisaria del programa "Mulleres en acción: Violencia Zero", Paula Cabaleiro, manifiesta que el patriarcado también condiciona este sector del arte y de la cultura: "En Bellas Artes de la UVigo, el 70% del alumnado somos mujeres. Sin embargo la situación laboral, demuestra un innegable techo de cristal: suponemos menos de un 20% de las exposiciones individuales en museos y centros de arte, solo un 14% de artistas representados por galerías son mujeres; representamos menos de un 15% de las colecciones de arte contemporáneo y somos un 16% de la personas que escriben crítica de arte".
La igualdad entre hombres y mujeres también va llegando a la Iglesia o al menos a las procesiones. Sheila Lorenzo es costalera en Cangas y asegura que cuando las mujeres empezaron a portar imágenes en 2006, recibieron la crítica de algunos hombres y también de otras mujeres. Dice que es algo que no entendía y que en su Hermandad de los Dolores ya hay pasos mixtos como los de la Flagelación y la Piedad.
Desde el campo de la educación, habla en Moaña la directora de la escuela infantil de Berducedo, Marta Outomuro, que dice que no basta con la labor que se hace desde las escuelas, sino que el conjunto de la sociedad debería de estar comprometida: "El trabajo de cinco horas al día no puede luchar contra la representación estereotipada de mujeres y hombres que a día de hoy sigue imperando". Por su parte, la alcaldesa de Moaña, Leticia Santos, asegura que ella va a la huelga hoy porque considera que la igualdad de género es positiva para toda la sociedad.
Desde Bueu, la primera alcaldesa del municipio y que ahora vuelve a la política, Elena Estévez, recuerda que a los pocos días de su toma de posesión un vecino se reunió con ella en la Alcaldía. "Para conseguir un informe favorable a un expediente empezó a piropearme y a usar comentarios sexualmente ofensivos. Estoy segura de que si yo fuese un hombre no hubiese actuado así", asegura. La actual concejala de Turismo y teniente de alcalde, Silvia Carballo, recuerda que machismo "desde que tengo memoria, con un padre maltratador, mi madre y hermanas tuvimos que convivir con esa situación y con amenazas de muerte durante años, mientras la sociedad te decía que había que aguantar". Pilar Otero también es concejala y empresaria por Rosa de los Vientos. "Cuando voy a algunos países, como Marruecos, tengo que ir acompañada de un hombre porque no negocian con mujeres solas", afirma.
Al frente del Museo Massó está Covadonga López, que asegura que "la gente se resiste a la autoridad ejercida por las mujeres, incluso becarios y becarias; es una carrera de resistencia diaria". Antes de ocupar puestos de responsabilidad afirma que "procuraban que mi trabajo y el del resto de mis compañeras fuera invisible".



Paula Cabaleiro - Gestora cultural de Cangas

"A las comisarias se nos prejuzga por nuestro físico o por nuestra vestimenta"






María Jesús Acuña - Armadora de Nabia

"Como única mujer armadora en la ría siempre me repetían que el mar es cosa de hombres"






Tania Castro - Concejala en Cangas y arquitecta

"El caso más grave fue cuando en 2015 sufrí un acoso machista por parte de un empleado"






Silvia Carballo - Concejala en Bueu

"Con mi madre y mis hermanas tuvimos que aguantar durante años a un padre maltratador"






Leticia Santos - Alcaldesa de Moaña

"En una llamada a un órgano de la Xunta dieron por hecho que era la secretaria del alcalde"






Loli Hermelo - Edil en Cangas, trabaja en instalaciones eléctricas

"La primera vez que aparecí en la obra tardé más tiempo en explicar que no era la decoradora"






Mercedes Girálde - Concejala de Obras de Cangas

"A veces aguantas cosas como ¿una mujer para dirigir obras, qué sabrá?"






Marta Freire - Teniente de alcalde de Moaña

"Una empresa constructora me dijo que una mujer no sabía de materiales de obra"






Estela Santomé - Presidenta del CD Moaña

"Algún visitante pregunta por el presidente y le digo presidenta, pero no me siento ofendida"






Míriam Ferradáns - Poeta y profesora

"Hay gente que sostiene que una mujer no impone respeto a los alumnos"






Marta Outomuro - Directora de la EEI de Verducedo

"Tenemos que proporcionar a los niños una educación para crecer en la absoluta igualdad"






Covadonga López - Directora del Museo Massó de Bueu

"La gente se resiste a la autoridad ejercida por mujeres y antes invisibilizaban mi trabajo"






Patricia Lores - Directora del CIM de Moaña

"Todas las mujeres sufrieron machismo. Lo importante es identificarlo y hacerlo visible"






Casilda Alfaro - Actriz de Cangas

"En algún momento todas vivimos actuaciones machistas, hay que seguir en la lucha"






Rosa Solla - Concejala de Moaña

"En todos los trabajos que estuve, los hombres siempre me ayudaron"





Ánxela Vizoso - Concejala de Cangas

"Saludar a las mujeres con dos besos es un micromachismo que hay que dejar atrás"



María José Mariño - Pta. Xiria de Cangas




María José Mariño - Pta. Xiria de Cangas

"Pintaron de blanco la oficina y mi despacho, de rosa"

Dice que por su carácter nunca se dejó superar por un hombre, aunque reconoce que ganó menos que ellos.



María Salgueiro - Actriz de Moaña




María Salgueiro - Actriz de Moaña

"Cuando una actriz llega a los 40 las opciones son pocas"

"El 80% de los papeles son para hombres. Desde los 40 las opciones son pocas. Tratan la edad como una enfermedad".




Carmen Santos - Alfombrista de Bueu




Carmen Santos - Alfombrista de Bueu

"Si alguien intentó menospreciarme, lo puse en su lugar"

"En la sociedad afloran comportamientos machistas y a las mujeres nos toca seguir luchando por la igualdad".




Elena Estévez - Exalcaldesa de Bueu




Elena Estévez - Exalcaldesa de Bueu

"Un vecino me piropeó para un informe favorable"

"Fue en la Alcaldía. Empezó a piropearme y a usar comentarios sexuales ofensivos. Di por terminada la reunión".




Sheila Lorenzo - Costalera de Cangas




Sheila Lorenzo - Costalera de Cangas

"Nos criticaban hombres y también mujeres"

En 2006 las mujeres empezaron a ser costaleras y llevar las imágenes religiosas en procesión con los hombres.




Iria Collazo - Escritora de Moaña




Iria Collazo - Escritora de Moaña

"Con 11 anos, un hombre de 40 dijo que quería conocerme"

"Sentí una repulsión que todavía me acompaña. Después vinieron los de hombres que se crían en el derecho de valorar mi aspecto".





Compartir en Twitter
Compartir en Facebook