20 de febrero de 2019
20.02.2019
La seguridad vial en la comarca

Moaña alegará al proyecto del TCA de Tirán porque entiende que no ataja los riesgos para los peatones

Bipartito, técnicos del Camiño Real y Policía Local argumentan que los planes de la Xunta para poner fin a los accidentes no otorgan un "rol importante" a los viandantes y recuerdan la alta tasa de atropellos en el tramo

20.02.2019 | 02:17
Reunión, ayer, entre representantes del bipartito, del equipo técnico del Camiño Real y de la Policía Local. // Gonzalo Núñez

El Concello de Moaña va a presentar alegaciones al proyecto de mejora de la seguridad viaria del Tramo de Concentración de Accidentes (TCA) de la PO-551 a su paso por la parroquia de Tirán. El proyecto de la Xunta está en exposición desde comienzos de febrero y las alegaciones se podrán presentar hasta el 18 de marzo. Así lo decidieron ayer en una reunión de trabajo mantenida entre representantes del gobierno local bipartito, de la Policía Local y técnicos del estudio Rurban, que se encargó de diseñar el proyecto de vial con preferencia peatonal y ciclista del Camiño Real, que conectará los cascos urbanos de Cangas y Moaña.

La decisión de presentar alegaciones se acordó sobre todo porque los reunidos entienden que el proyecto de la Consellería de Infraestruturas "reserva para os peóns un rol sen a importancia que cremos que se lle debe dar", argumenta el edil de Mobilidade, Ezequiel Fernández. Añade que en la memoria del proyecto no se menciona a los peatones "a pesar dos graves accidentes que historicamente se veñen rexistrando neste tramo", en referencia a los atropellos.

Desde el bipartito piden que la Xunta tenga en cuenta la voluntad de los Concellos de Cangas y Moaña a la hora de ordenarse urbanísticamente con proyectos como el del Camiño Real que atraviesa Tirán y cruza en dos puntos la propia PO-551. "Entendemos que o proxecto do TCA debe ter máis en conta que se trata dun tramo de estrada con moitas edificacións e polo tanto moitos residentes que a cruzan cada día".

Las reuniones se repetirán en las próximas semanas para redactar en concreto las alegaciones que se presentarán. Ezequiel Fernández adelanta que sus peticiones se acompañarán de documentación relativa a los propios planes de la Xunta en materia de movilidad alternativa (PDMAG), su plan de sendas, el Plan de Ordenación do Litoral (POL) e incluso las Directrices de Ordenación do Territorio.

Aseguran desde el ejecutivo local que el objetivo de las alegaciones será "avanzar cara un territorio no que desprazarnos sexa máis seguro, sustentable e inclusivo". Piden evitar contradicciones como el hecho de que se construyan sendas peatonales y ciclistas en la red de carreteras autonómicas "e, sen embargo, o criterio que siguen no TCA de Tirán vai noutra dirección, contraria ás necesidades dos habitantes de Cangas e Moaña".

El proyecto encargado por la Axencia Galega de Infraestructuras (AXI) para Tirán gira en torno a la construcción de dos nuevas rotondas. Se actuará en un recorrido, de casi dos kilómetros, entre el punto kilométrico 21+100, un poco antes de la rotonda del Gordo, en Cangas; y el punto kilométrico 23+000, en el cruce del colegio de Tirán, ya en Moaña. Se mantienen las mismas ubicaciones para cada una de las rotondas que en el borrador inicial: En la intersección del actual supermercado Lidl y en el cruce del colegio, y queda eliminada, tal y como se había acordado con Cangas, la tercera rotonda en el cruce de Santo Domingo, dentro de este municipio, por entender que era innecesaria ya que estaba a pocos metros de la del Gordo y solo a 500 de la nueva de Lidl.

Las mejoras contemplan también una ampliación de la carretera y del radio de curva en algunos tramos para incluir aceras de 2 metros de ancho; la construcción de medianas para evitar giros a la izquierda; regulación del aparcamiento existente; ejecución de cuñas de entrada y salida en intersecciones; traslado de pasos de peatones y construcción de otros inteligentes que se activan para los conductores cuando está cruzando un peatón; además de una mejor ubicación de las paradas de autobús.

El proyecto tiene un presupuesto de licitación de casi un millón de euros e incluye 129.420 euros para el pago de expropiaciones. En total la superficie a expropiar son 5.264 metros cuadrados de 48 fincas, de las cuales 12 pertenecen a Cangas (1.008 metros cuadrados) y 36 a Moaña (4.256 metros cuadrados). El terreno afectado en Cangas es suelo Urbano y de Núcleo Rural, mientras que en Moaña es suelo Urbano y Rústico.

La Asociación de Veciños de Tirán colgó en la Casa da Cultura la lista de afectados por las expropiaciones para facilitar la información a los vecinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook