14 de enero de 2019
14.01.2019

La liga de los pulpos extraordinarios habita en las Rías Baixas

Hasta 10 kilos llegó a pesar el pulpo más llamativo -A los cefalópodos se suma una raya de 30 kg

14.01.2019 | 18:09

Este mes de enero está sacando a flote especímenes de un tamaño fuera de lo común que habitan los fondos de las Rías Baixas. Pulpos que alcanzan los 10 kilos de peso y una raya que rozaba los 30 kilos . La última gran captura se la adjudicaron dos amigos vigueses aficionados a la pesca artesanal, con dos pulpos de 7 kilos atrapados esta semana en Vigo y en Cangas.

Germán Cajaraville y Diego Bermúdez se hicieron dos grandes ejemplares de pulpo desde sus barcas practicando pesca con línea. El primero lo capturaron el sábado 12 de enero frente al muelle de trasatlánticos de Vigo y el segundo el pasado jueves en Cangas. Cajaraville admite que este tipo de rachas de grandes capturas es cuestión de suerte: "Hay veces que cuadra así". Lo cierto es que estos dos vigueses han capturado estos días pulpo para dar y regalar. "Uno se lo llevó Diego para comer y el otro se lo di a una amiga", admite Germán Cajaraville.

Un cefalópodo de 7,6 kilos por Reyes

Las Rías Baixas están siendo un filón para los aficionados a la pesca desde Navidad. Otra 'hazaña' parecida a la de los dos vigueses anteriores lleva la firma de un sevillano que pasó, por cuestiones laborales, el día de Reyes en la ría de Vigo.

Javier Rodríguez, aficionado al buceo, aún recuerda la temperatura del mar: "El agua estaba helada y los andaluces no estamos acostumbrados". Este responsable comercial de una empresa de distribución capturó un pulpo de 7,6 kilos a 10 metros de profundidad en Punta Balea. Fue el 6 de enero, "mi regalo de Reyes", explica emocionado: "Es el pulpo más grande que he pescado nunca".

Una raya de 30 kilos

Otra de esas capturas que uno podría guardar para siempre en la memoria es la raya de 30 kilos con la que Elías Rodríguez echó un pulso de media hora. "Me llevó mucho trabajo sacarla, sobre 20-30 minutos, hacía mucha fuerza y hasta que la cansé no lo conseguí", relataba. Poco antes, capturaban un pulpo de 5 kilos en el entorno del Náutico de Vigo. 

José Antonio Barreiro, pescador natural de Castrelo de Miño, firmaba una nueva 'gesta' al hacerse con un cefalópodo de 6,8 kilogramos. Fue en la zona de A Guía. Es un "pedazo de bicho", alejado de lo habitual en su especie, "ejemplares de entre 3 y 4 kilogramos". "Me costó 20 minutos sacarlo del agua", remachaba emocionado.

Un pulpo de 10 kilos

Pero, en cuestión de pulpos, se lleva la palma Antonio García Abilleira. Nada más y nada menos que 10 kilos pesaba la criatura. Y lo cazó practicando pesca submarina a pulmón. Tras cerca de 15 años practicando ese deporte, la presa del sábado fue el récord de este pontevedrés. "Era tan grande que cuando lo vi pensé que sería un saco o una bolsa, pero cuando me acerqué ya vi que era un pulpo", explica. Sin embargo, la captura, realizada en San Vicente do Mar a 10 metros de profundidad, no requirió "demasiado esfuerzo". "Fue un tiro certero con el arpón, así pude sacarlo a la superficie". Cuando lo pesó la balanza marcaba "9,998 kilos, y eso que le faltaban algunas partes de alguno de los tentáculos".

Un buen plantel de la riqueza de las Rías Baixas. Que siga la racha. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook