09 de noviembre de 2018
09.11.2018

El juzgado suspende un desahucio en Beluso y los dueños denuncian una "estafa"

Alegan que nunca recibieron el dinero del préstamo que provocó el embargo. Tienen hasta el lunes para recoger sus enseres

09.11.2018 | 04:00
Olga Pérez en la vivienda junto a su madre. // G.N.

Una comisión judicial del Juzgado de Instrucción número 1 de Marín acudió ayer con la Guardia Civil para ejecutar un desahucio en una vivienda del lugar de Chan de Piñeiro, en la parroquia de Beluso. El lanzamiento finalmente no llegó a producirse puesto que desde sede judicial se otorgó un nuevo plazo, que vence el lunes, para que los inquilinos procedan a retirar sus pertenencias. La familia embargada denuncia que ha sido objeto de una "estafa" y aseguran que seguirán presentando recursos para frenar su desalojo.

La familia afectada asegura que denunció las supuestas irregularidades de un proceso que se inició con la petición de un préstamo de 30.000 euros sobre la vivienda. "No era una hipoteca porque la casa la heredó mi hijo cuando solo tenía 11 años por parte de su bisabuela, fue una legación a través de testamento y no hubo registro o escritura pública", asegura Olga Pérez. Esta mujer asegura que su hijo, que en la actualidad se encuentra embarcado en las Malvinas, fue objeto de una "estafa". "Firmó papeles en blanco y no sabe lo qué: si firmó una venta o la misma muerte. Además en los documentos notariales hay irregularidades: ponen que se casó cuatro años antes de la fecha real de su boda y que tenía la casa en régimen de bienes gananciales con su mujer, algo que no puede ser", aseguraba ayer al retirarse la comisión judicial. Denuncian además que nunca llegaron a disponer del dinero de ese préstamo. "Dónde está el recibo, dónde está la declaración a Hacienda. Quieren quedarse por 30.000 euros con una casa que vale más de 300.000", asegura Olga Pérez, que afirma que el inmueble "fue vendido después en varias ocasiones sin que nosotros los supiéramos".

Esas denuncias fueron desestimadas en sede judicial, tal como reconoce Olga Pérez, que lamenta una situación de indefensión. "Volveremos a presentar recursos. No puedo permitir que se lleven una casa de mi hijo", insistía. Según su versión en la vivienda reside ella, su madre, sus dos hermanas, otro hijo junto a su esposa y dos menores de 6 y 1 año. "Tengo toda mi vida aquí, no puedo dejar esto antes del lunes. No puedo permitir que le quiten algo a mi hijo, que ni siquiera fue notificado, y quedarnos en la calle", advierte Olga Pérez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook