21 de octubre de 2018
21.10.2018

La futura élite de la ciencia se forma en Moaña

Nueve estudiantes del IES A Paralaia cursan el Bachillerato de Excelencia, un programa pionero impulsado por la Xunta

21.10.2018 | 03:31
El grupo de alumnos que cursa el programa pionero, en el laboratorio, con el profesor Carlos Velasco. // G.N.

El IES A Paralaia es el único instituto de O Morrazo que acoge un "Bachillerato de Excelencia en Ciencias". Es un programa educativo pionero que puso en marcha la Xunta de Galicia este curso. Son nueve los estudiantes de 1º de Bachillerato que accedieron a esta materia extracurricular que implica clases los miércoles por la tarde y complementa a la formación estándar. Reciben clases de Física y Química, Matemáticas, Biología y Tecnología. El proyecto bianual concluirá con un trabajo de investigación, de la mano de la Universidade de Vigo, que los jóvenes tendrán que defender ante un tribunal.

Nueve estudiantes de 1º de Bachillerato del IES Plurilingüe A Paralaia de Moaña son los primeros jóvenes de la comarca que cursan el llamado Bacharelato de Excelencia en Ciencias, que puso en marcha la Xunta de Galicia este mismo curso. Durante sus dos últimos años de instituto, estos jóvenes cursan una asignatura a mayores, con clases las tardes de los miércoles, que les permitirá especializarse en apartados de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. El proyecto incluye además la realización de un proyecto de investigación bianual que en este caso se realizará en colaboración con la Facultade de Bioloxía de la Universidade de Vigo. "Estamos pisando terrenos desconocidos, porque es el primer año. Pero la experiencia está siendo satisfactoria. Los alumnos que participan tienen dos horas más de clase cada semana con respecto a sus compañeros, pero le están poniendo muchas ganas", apunta el profesor de Física y Química Carlos Velasco, que coordina estas clases.

Indica que la finalidad del Bachillerato de Excelencia es "potenciar el uso de la ciencia con un proyecto de investigación, que al finalizar los dos años será expuesto ante un tribunal. Nos permite poner en contacto el instituto con la investigación universitaria".

La asignatura extracurricular no cuenta a la hora de acceder a una carrera, pero los alumnos sí que verán como en su expediente constará que formaron parte de este proyecto pionero.

"Me propusieron esta oportunidad al acabar el curso pasado y pensé: ¿Por qué no?. La verdad es que nos arriesgamos, porque no teníamos ni idea de cómo serían estas clases. De momento nos aporta conocimientos sobre ciencia que no se dan en clase habitualmente", explica la estudiante María Urdampilleta, de 16 años. Aspira a estudiar una ingeniería "y esta asignatura a mayores nos ayudará mucho en el futuro, porque así tendremos más base sobre investigación".

Su compañero, Álvaro Portela también de 16 años, todavía no tiene claro lo que quiere estudiar, "pero seguro que algo relacionado con las Ciencia de la Salud", aventura. En las primeras semanas de Bachillerato de Excelencia destaca que están aprendiendo a trabajar con el método científico" de una forma práctica. Al no hacer media con la nota de Bachillerato no nos asusta asumir este trabajo", explica.

Y es que el esfuerzo de estos alumnos implica quedarse a comer en el instituto cada miércoles para las dos horas a mayores. Además, tendrán que decidir en breve qué apartado de la rama de la biología escogerán para la investigación. "Tenemos dos bandos. Unos pedían un trabajo sobre tecnología y robótica y otros sobre bioquímica", desvelan los estudiantes.

Para los profesores implicados también supone un esfuerzo, porque implica "una nueva formación que empieza ahora y este trabajo a mayores no está remunerado", recuerda el director del centro, Álvaro Rodríguez.

Implicados

Los alumnos que participan son dos chicos y siete chicas "acabando con el tópico de que las ciencias interesan más a los varones", apunta el coordinador. Fue propuesto a alumnos con buen expediente académico y que se decantan por las ciencias, explica.

Las clases teóricas del primer curso se dividen en varios bloques. El propio Carlos Velasco se encarga de impartir las primeras sesiones. "Estamos trabajando el método científico, realizando mediciones con un péndulo y formulando hipótesis que los estudiantes comprueban o refutan con experimentación", indica el profesor.

El siguiente bloque lo impartirá el profesor de Matemáticas, Rogelio Sanclemente, que se centrará en explicar los análisis de datos. Después tomará el relevo María José Dacosta, de Biología, que a petición de los alumnos hará mucho hincapié en la genética. El último tramo del curso será el de Informática. El profesor Fran Ogando enseñará a los jóvenes aspectos claves de tecnología, así como a trabajar con hojas de cálculo y procesamiento de textos.

Desde el instituto destacan también que esta primera generación de alumnos de A Paralaia con el Bachillerato de Excelencia cuentan con la colaboración intensa y desinteresada del catedrático de Genética de la Facultade de Bioloxía, Emilio Rolán Álvarez. Los institutos de Galicia que cuentan con este programa deben trabajar de la mano de alguna universidad o de algún centro oficial de investigación científica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook