12 de septiembre de 2018
12.09.2018

Espiñeira rechaza un solo centro de salud para Aldán y O Hío y apuesta por el CIS de A Rúa

El colectivo vecinal que dirige Esperanza Santomé asegura que no fue invitado a la reunión con el alcalde -Considera que un ambulatorio unificado llevaría rivalidad a las parroquias

12.09.2018 | 03:48
Casa del Mara, donde se ubica el consultorio médico de Aldán. // Gonzalo Núñez

Hay más discrepancias entre los vecinos de O Hío y Aldán de las que se expresaron de buena manera, el lunes, en la reunión que colectivos vecinales mantuvieron con el alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, para buscar una solución común al problema sanitario de estas dos parroquias. El debate se centra en torno a la construcción de un centro unificado, que podría ser en O Viso, donde el Sergas ya tiene terrenos o en otro lugar, porque los vecinos de O Hío no se oponen a buscar alternativas.

La presidenta de la Asociación de Vecinos de Espiñeira (Aldán), Esperanza Santomé, deja poco lugar al acuerdo que en el salón de sesiones de Cangas se perseguía el lunes. Para sorpresa de muchos, Esperanza Santomé asegura que su asociación no fue invitada a la reunión del lunes y deja claro su postura.

Manifiesta que los vecinos de Aldán ya presentaron en su día las firmas en las que dejaban claro su posición de rechazo respecto al centro de salud Aldán-O Hío y debe ser de los pocos colectivos que abrazan el estudio sobre la sanidad pública en Cangas elaborado por Gesmédica a petición de la Consellería de Sanidade. Es decir, este colectivo apuesta porque se mantengan los centros actuales (O Hío uno, con un médico y Aldán, otro, con dos profesionales, en la Casa del Mar) y la creación del Centro Integral de Salud (CIS) en A Rúa, "lo que supondría en un breve plazo una mejora sanitaria sustancial reduciendo traslados a Vigo para un simple diagnóstico (actualmente nos trasladamos para una radiografía o una analítica básica)" . Por último esta asociación vecinal no oculta que el centro unificado Aldán-O Hío "no supone más que rivalidad entre las dos parroquias, ya que sanitariamente no supondría ninguna mejora y tendríamos que seguir desplazándonos para cualquier tipo de prueba y que se construya un nuevo centro no supone que tengamos más prestaciones ni tampoco la solución a la falta de personal médico".

Esperanza Santomé dirigió ayer este escrito al alcalde para que "sea tenida en cuenta la opinión de los vecinos a la hora de tomar decisiones que nos afectan directamente".

A los colectivos de O Hío les soprendió que solo acudieran dos asociaciones vecinales de Aldán a la reunión con el alcalde , la de Gandón y la de Menduiña. Pero también le soprendió al propio regidor local de Cangas, que daba por hecho que se había invitado a todos las asociaciones vecinales, lo mismo que se hizo con las de la parroquia de O Hío. Era una reunión destinada a que los colectivos vecinales se pronunciaran y no se ocultó porque formaba parte de la agenda del alcalde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook