04 de octubre de 2017
04.10.2017

Catalá renuncia a defender a ocho "morones" pero no es letrado de Sinaí Giménez

El abogado del líder de "Sociedad Gitana" era Ignacio Peláez, fallecido hace cinco días

04.10.2017 | 03:09

El abogado Antonio Catalá, hermano menor del ministro de Justicia, Rafael Catalá, renunció a la defensa de un grupo de investigados del clan gitano de los morones relacionados con la causa denominada Operación Vida, en la que el Ministerio Fiscal acusa a la cúpula del citado clan de extorsión, entre otros delitos, pero nunca fue letrado de Sinaí Giménez, como ayer se publicó por error. Antonio Catalá presentó la renuncia a la defensa de Estela Fenández Areal, Emerson Jail, Rangel Padilla, Gerardo Jiménez Jiménez, Avelina Giménez García, Dolores Giménez Jiménez , Fernando Jiménez y Antonio Jiménez Pisa. La renuncia se produjo antes de personarse en la causa y en la lista de defendidos no se encontraba el líder del clan de los morones, Sinaí Giménez.

En estos momentos, el presidente de la Asociación Sociedad Gitana Española se encuentra en la causa denominada Operación Vida sin que haya transcendido que tenga letrado defensor, después de la renuncia de José Luis Gutiérrez Aranguren, que también lo representaba en la causa por la multitudinaria reyerta del mercadillo de Cangas, en octubre de 2015. Recientemente, a Sinaí Giménez se le asignó abogado de oficio en esta última causa: Eloy Artime Cot, mientras que en la "Operación Vida", según manifestaban ayer fuente judiciales, se encontraba sin letrado,. Después de renunciar Aranguren tambien lo hizo el siguiente abogado, el recientemente fallecido Ignacio Peláez, junto a otros dos miembros de su despacho, Ignacio García Prieto y Paula Arévalo. Primero renunció la letrada el 20 de septiembre y el 26 lo hacían arcía Prieto y Peláez, que falleció el 28 de septiembre, dos días después.

La contratación de Antonio Catalá como abogado defensor de los citados investigados fue anunciada por Rafael Fernández Gómez, a través de una llamada telefónica realizada a esta Redacción. El citado interlocutor también figura enla relación de investigados. Rafael Fernández Gómez aseguró que la contratación partía de una fundación u ONG, de la que no quería ofrecer más datos, de momento, pero que se dedicaba, entre otras cosas, a atender a personas en exclusión social. Manifestó que la fundación o asociación se presentaría oficialmente en su momento. Dijo que la contratación de Catalá obedecía a la intención de defenderse de los abusos que se estaban produciendo por parte de la justicia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Comeza un ano máis o Concurso Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo nos contan como ven eles as Illas Cíes

FaroEduca