09 de marzo de 2017
09.03.2017
ÚLTIMA HORA
May supera la moción de confianza en su partido con 200 votos a favor frente a 117 en contra

La lonja de Bueu estrena una clasificadora de pescado para agilizar y mejorar la subasta

La máquina ha sido financiada a través del GALP Ría de Pontevedra, que aportó 90.000 euros - El proceso de venta de la mercancía gana en agilidad y en garantías sanitarias

09.03.2017 | 02:55

La modernización e implantación tecnológica es imparable en todos los ámbitos. Hasta en lugares como una lonja de pescado. La Cofradía de Bueu fue pionera en su día al apostar por una máquina clasificadora de pulpo y ahora estrena otro dispositivo similar, pero para el pescado. Después de una fase experimental la máquina está ya operativa y los primeros resultados son más que satisfactorios. "O tempo de subasta reduciuse practicamente á metade", señala el patrón mayor, José Manuel Rosas.

El nuevo dispositivo está colocado en el fondo del edificio, mide unos nueve metros de longitud y ha sido financiado a través de la primera convocatoria del Grupo de Acción Local do Sector Pesqueiro (GALP) Ría de Pontevedra, con una subvención de 90.000 euros. El funcionamiento es relativamente sencillo. Las cajas de pescado se colocan en una cinta, que empieza a desplazarse y a continuación pasan bajo un arco en el que hay una cámara que toma fotografías de cada uno de los lotes a subastar. Esas imágenes, de gran calidad y perfecta definición, se pueden ver en una pantalla que está situada detrás de la máquina con toda la información necesaria. "Os compradores poden ver perfectamente a mercadoría para poder poxar por ela, co cal tamén se gaña no aspecto hixiénico-sanitario porque non se permite tocar ou manipular o peixe coas mans", explica el patrón mayor.

Durante esta fase el posible comprador puede pujar por un lote o incluso por los que vienen detrás en la cinta si está interesado en el producto. Al final las cajas pasan a otra plataforma, donde el comprador las recoge ya con todas las etiquetas necesarias. Durante la subasta el armador del barco que realizó las capturas también dispondrá de un mando con el que podrá parar el proceso y retirar los lotes si el precio que se está ofertando no es de su interés.

La idea que maneja la cofradía es que esta máquina se pueda usar para subastar la gran mayoría de las especies que se comercializan en la lonja. La excepción es la del pulpo, que ya cuenta con su propia máquina clasificadora, así como el percebe y la centolla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores