10 de febrero de 2017
10.02.2017

Una fuente con firma de autor en Meiro

Vecinos restauran en forma de castro un manantial abandonado en A Casela

10.02.2017 | 02:58
Seso Portela, ayer, rodeado de Xosé Ramón Méndez y Xulio Méndez, en la fuente de A Casela. // G.Núñez

En la carretera entre Meiro y Outeiro está el lugar de A Casela, donde antes había una fuente muy utilizada por los vecinos. El manantial se había perdido, pero el empeño de un grupo de vecinos ha permitido su recuperación de una manera más que original.

La fuente de A Casela goza de una segunda vida. O más bien de una tercera porque ésta es ya la segunda vez que Xosé Antón "Seso" Portela se encarga de su rehabilitación. Esta vez, sin embargo, se ha superado a sí mismo. Con la colaboración de otros vecinos, como Xulio Méndez y Xosé Ramón Brión, ha completado una verdadera obra de autor ya que el entorno del manantial remite a la imagen de los antiguos castros. La obra está prácticamente completada, a falta de pequeños detalles. "Quero facer unha inscripción co nome da fonte e o ano na entrada. Abaixo, ao lado do cano do auga, gravar dúas palabras: irmandade e solidariedade", cuenta Seso Portela.

La antigua fuente estaba a un lado de la carretera, en el margen derecho en dirección a Outeiro. El propio Seso Portela la había recuperado de motu proprio hace ya más de 30 años, cuando había caído en el abandono. Ahora que la situación se repitió debido a la transformación del lugar, la apertura de la carretera y el constante tráfico, se ofreció a recuperarla de nuevo de manera completamente altruista. Pidió permiso a la Asociación Veciñal A Morada de Meiro y al Concello de Bueu, al que solo le solicitó el material. "Eu xa sabía onde estaba o manantial, pero había que buscalo con moito coidado para non danalo", cuenta. Con la ayuda de un operario que trabajaba con una pequeña máquina excavaron en el terreno hasta llegar a algo más de un metro de profundidad y topar la mina de agua.

Una vez localizada comenzó el verdadero trabajo. La primera fase fue canalizar el agua hasta un punto cercano, una especie de sobrante de terreno situado a un lado de la carretera. "Está como a 16 metros do seu emprazamento orixinal e fixemos a canalización con 1% de pendente para que baixase o auga", explica Seso Portela junto a Xulio Méndez y Xosé Ramón Brión, los compañeros y amigos que le ayudaron a realizar todo el trabajo.

Un diseño diferente

Portela está ahora jubilado, pero siempre trabajó en el mundo de la construcción y cuenta con amplia experiencia en el trabajo con manantiales y en la recuperación de molinos de agua. Una vez elegido el lugar donde iba a construirse la fuente empezó a cavilar en el diseño. "Quería que fose algo distinto, orixinal. Así que pensei nun antigo castro para facer unha referencia as nosas orixes", contaba ayer junto a Méndez y Brión a pie de obra.

Las piedras proceden del entorno del antiguo cementerio de Bueu y obligaron a los vecinos a emplearse a fondo. "A miña idea era traballar con pedras máis pequenas e manexables. Estas eran bastante grandes e houbo que amañalas e cortalas. Foi todo un traballo de cantería", cuentan los tres "obreros" de la fuente de A Casela. El trabajo lo comenzaron antes de las fiestas navideñas y lo realizaron poco a poco, en su tiempo libre. Una de las tareas más complicadas fue la rampa de acceso, que le costó más de una noche sin dormir a Seso Portela. Al final encontró la solución que mejor encajaba en el entorno. "Non quería usar adoquín; ao final empregamos ata 79 pezas de pedra que completan o percorrido circular, dende a entrada ata o cano", cuenta. Este peculiar "castro" cuenta con una circuferencia que ronda entre los 12 y 14 metros. A Seso Portela no se le escapó ni un detalle, como colocar una piedra a modo de "asento" para que los usuarios puedan colocar las botellas o cubos de agua.

Arreglo del vial

El resultado final es del agrado de los vecinos del entorno y de su gran ideólogo. "Estou contento de como quedou e moi agradecido pola axuda de veciños como Xosé Ramón e Xulio", explicaba ayer Portela. Ayer a mediodía se acercaron hasta el lugar el alcalde, Félix Juncal, y el edil de Servizos, Fidel Castro, junto al aparejador. Ahora será el Concello de Bueu quien se encargue de acondicionar el entorno y de incluir en el Plan Concellos 2017 el asfaltado de esta carretera que une Meiro y Outeiro, que en varios tramos se encuentra en evidente mal estado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Este domingo se disputa el Desafío Santander Islas Cíes y en FARO lo celebramos sorteando 10 mochilas oficiales del triatlón. Contesta a las preguntas y luce mochila nueva.

Calendario laboral y escolar 2018/2019

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2018/2019 .