22 de enero de 2013
22.01.2013

"Mariñeiro" centenario

José Canosa Vidal (Aldán, 1910), cumplió el domingo 103 años

22.01.2013 | 01:00

"É moi querido por todos aqueles que o coñecen e sempre ensinou co exemplo da súa vida, o valor do traballo e o valor do respeto aos demais", cuentan los allegados del abuelo de Cangas y uno de los pocos centenarios de la comarca morracense, que nació en el barrio de Piñeiro el 20 de enero de 1910, coincidiendo con la ancestral danza de su parroquia.

La parroquia de Aldán tiene un hijo casi tan veterano como su danza de San Sebastián. José Canosa Vidal, "O Mariñeiro", también nació un 20 de enero, aunque de 1910, y el domingo celebró 103 años rodeado de su familia en una residencia de Vigo donde está ingresado, y aunque su estado de salud se ha ido deteriorando desde su condición de centenario, es "más que aceptable" para una persona de su edad, señalan quienes lo conocen. Es, probablemente, el abuelo de la comarca, donde los centenarios se cuentan con los dedos de la mano.

Nacido en la aldea de Piñeiro, hijo de Carmen Vidal Fernández, Carmela "A Mariñeira", y de José Canosa, a quien no llegó a conocer porque, siendo todavía un bebé, su padre emigró a Cuba y falleció sin regresar a su tierra. Como recogen los datos recopilados por sus familiares, la infancia del hoy centenario vecino transcurrió ayudando a su madre a salir adelante, aunque también tuvo tiempo de aprender a escribir y hacer cuentas gracias a Manuel Bermúdez, el profesor que daba clase en Rozabales.

En su vida adulta trabajó en la pesca de bajura, durante mucho tiempo en el "Pedrarrubia", un barco de Manuel Martínez Pousa, "O Lolo", donde ejercía de marinero y administrador, "porque sempre tivo boa cabeza para as contas", e incluso de cocinero. Persona muy activa, participaba en las festividades del pueblo y fue presidente del Entroido y secretario de las fiestas de San Antonio, vinculada a los ganaderos. Otra de sus facetas fue despachando entradas en el salón Eucalipto ("O baile do Lechero"), como se conocía entonces en Aldán.

En septiembre de 1934 se casa con Manuela Vidal Herbello y tienen ocho hijos, de los que viven cinco. Dos años después de pasar por la vicaría estalla la Guerra Civil y se va a Salamanca de cartero y acólito, y luego al frente de Teruel y del Ebro, aunque él presume de que nunca disparó un tiro. Al regresar a casa retoma la pesca de bajura. En 1998 muere su mujer y él se va a vivir a Vigo, aunque mantiene muchas amistades en Aldán. Con cinco hijos, 14 nietos y 12 bisnietos, "sigue sendo un home con entusiasmo, bo humor e sempre preocupado pola súa familia e amigos", mientras enfila el camino de los 104.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LA MEJOR INFORMACIÓN, CERCA DE TI


FARO te ofrece un nuevo servicio de pasatiempos y juegos online

Disfruta desde tu ordenador o tu móvil de más de un centenar de retos como crucigramas o sudokus

FaroEduca