18 de agosto de 2012
18.08.2012

Abren expediente a tres bañistas, con multas de 301 a 1.500 euros, por estar con perros en la playa

La ordenanza de uso y disfrute de los arenales del término municipal de Cangas prohíbe el acceso de animales domésticos

18.08.2012 | 02:31
Una imagen de archivo de un perro de una playa de la ría. // FdV

La Policía Local de Cangas abrió un expediente sancionador contra tres propietarios de perros por la presencia de éstos en la playa Viñó de O Hío hace una semana. Se trata de las primeras sanciones que se imponen al respecto, después de las diversas advertencias realizadas por el equipo de gobierno relativas a la prohibición de la presencia de animales de compañía en los arenales, tal y como recoge la Ordenanza de Uso y Disfrute de las playas del término municipal, recientemente aprobada. Texto legal en cuyo artículo 18 indica la restricción del acceso de animales domésticos a aguas, arenales y zonas de baño.
Los hechos referenciados pueden ser considerados, además, como graves, conforme indica la ordenanza municipal, por lo que los propietarios se enfrentan ahora a una multa de 301 a 1.500 euros por incumplimiento. Tendrán un plazo de quince días para que se presenten alegaciones.
Perros, debate de playa
La presencia de perros en las zonas de baño de la costa morracense originó ya numerosas quejas de usuarios y vecinos. "La Policía no siempre llega a tiempo. Tras recibir la llamada todavía hay que llegar al lugar y claro, en varios casos, los propietarios ya desaparecieron de la playa", confirma el concejal de Medio Ambiente, Jesús Graña. "Espero la colaboración de todos los ciudadanos propietarios de animales domésticos para evitar su presencia en las playas." Pero el problema no es únicamente la presencia de canes, ya que hay casos en los que también van caballos a pasear por los arenales. Las personas que sufren la presencia de estos animales protestan que es "vergonzoso porque cagan, sus dueños lo tapan con la arena y al final lo acabamos pisando, cuando hay playas con paseos, como la de Rodeira, que ofrecen bolsas para recoger los excrementos." Otros afirman que "viene la Policía y se van en el momento pero a los dos minutos, sus dueños y sus perros vuelven a entrar como si no hubiesen hecha nada. " Unas opiniones y otras, todos coinciden en que, las personas que lleven perros a la playa deberían pagar por ello y en todo momento mantenerlos atados y controlados. Precisamente por estas quejas vecinales, el concello de Cangas decidió comenzar con las aperturas de expedientes sancionadores y las multas.
En la otra cara de la moneda están los usuarios que tienen mascotas y no entienden las quejas por la entrada de perros a las playas. "Si se quejan, que pongan una zona exclusiva para perros. Tenemos nuestro derecho a estar con nuestra mascota", manifestó una vecina de Bueu. Sin duda, los perros están dando mucho de qué hablar este verano en las playas y lo que más reclaman los bañistas es respeto: "eso haría la estancia en las playas mucho más cómoda", concluyó un bañista.
La ordenanza indica también que, en caso de daños, molestias o prejuicios que puedan ocasionar dichos animales a las personas, objetos o al medio ambiente, el poseedor será el responsable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca