21 de mayo de 2012
21.05.2012
Faro de Vigo

Arquitectura abierta al entorno

Tres jóvenes integrantes del estudio 1+1, premiados por el diseño de un centro de interpretación en Ávila

21.05.2012 | 02:24
Arturo Lagoa, Mario Fernández y Roi Abal, en su estudio de la calle Manuel Graña. // Gonzalo Núñez

Arrancaron su proyecto en común hace solo cuatro meses, aún no han abierto oficialmente el estudio en el casco histórico de Cangas y ya cosechan premios. Como el que les acaba de notificar el Ayuntamiento de El Oso, en Ávila, donde alcanzaron la segunda posición en el concurso de ideas para diseñar el centro de interpretación de las Lagunas de la Moraña, un ecosistema en el que conviven más de 270 especies de aves €el doble que su padrón de habitantes€, muchas de ellas en escala de sus vuelos migratorios de primavera y otoño. Arturo Lagoa, de Cangas; Mario Fernández, de Bueu; y Roi Abal, de Moaña, forman el estudio de arquitectura 1+1 (Unmaisun) y se presentaron al concurso para "sacar músculo" en el oficio y como oportunidad para hacerse nombre y abrirse camino en una profesión especialmente castigada por la crisis del ladrillo.
"El centro de las Lagunas de la Moraña quiere ser un edificio que represente la gran diversidad que poseen" y servir de guía a los expertos y curiosos que lo visitan. Bajo esta premisa, con una "privilegiada" parcela en el centro del pueblo como ubicación y 260.000 euros como tope presupuestario para la obra civil, los tres jóvenes arquitectos se pusieron a trabajar. Empezaron por hacer "una profunda reflexión sobre los conceptos de arquitectura y ecosistema" y buscaron soluciones contemporáneas al edificio tradicional que le sirve de base, integrarlo en su entorno y potenciar sus valores ecológicos y medioambientales. El centro de interpretación propuesto es abierto, pone en valor el pueblo en su vertebración con las lagunas, y el jurado le otorgó el segundo premio entre las 94 propuestas presentadas.
"Más que los mil euros en metálico, el premio es un reconocimiento a nuestra trabajo y nos da ánimos para seguir adelante", explican los galardonados, que defienden los concursos de ideas como una buena fórmula para abrir debate, desde la pluralidad, sobre la arquitectura y el desarrollo urbanístico. "Nos gustaría que se hiciera lo mismo sobre las naves de Ojea. Cuantas más propuestas mejor", opinan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca