20 de mayo de 2012
20.05.2012

Cuando Cangas empezó a peinar melena

Hace 29 años nació el grupo Astarot, cuya música heavy y de homenaje a clásicos gallegos se convirtió con el paso de los años en una banda sonora ligada a la historia y el carácter de la villa canguesa

20.05.2012 | 04:23
La foto más reciente de los integrantes de Astarot, tras uno de sus últimos conciertos.

Dejarse melena y tocar ritmos contundentes en guitarras eléctricas empezó a ponerse de moda en los años 80, aunque más en las grandes capitales que en localidades pequeñas como Cangas. Pero los componentes de Astarot, que fundaron el grupo en 1983, lograron que los morracenses empezasen a ver normal la música que creaban los "melenudos". Su consagración llegó con los discos en gallego y su homenaje a la música tradicional y la mejor poesía compuesta en el idioma propio. Con cuerda para rato, ya piensan en grabar su séptimo disco.

A comienzos de la década de los 80 del pasado siglo apenas existían grupos musicales en O Morrazo, más allá de orquestas y similares o conjuntos de música tradicional gallega. Muy lejos parecía la explosión de ritmos contundentes como el heavy metal que ya había pasado los Pirineos y empezaba a tener cierto auge sobre todo en Madrid. Fue entonces cuando, en 1983, empezó el camino de Astarot, un nombre que quedará ligado para siempre a la banda sonora de Cangas. La formación partió del guitarrista, Carlos Gandón, que por entonces solo tenía 17 años y salía del instituto. "A miña idea era facer un grupo heavy pero daquela era moi difícil atopar xente con estas intencións. Xunteime cuns rapaces de Moaña e preparamos un repertorio con versións dos grandes grupos para un festival. Foi ahí cando xurdiu o primeiro tema propio, chamado Reina Solitaria". Fue entonces cuando pusieron el nombre de Astarot. Pero esta formación solo duró cuatro meses y un único concierto. Las versiones de Black Sabbath, Iron Maiden o Deep Purple sonaban en sus primeros acordes.
Poco después arrancó la formación histórica de la que hoy en día se mantienen Wes (voz), el bajista Carlos Rodal y el propio Gandón. Entonces también integraba el grupo el batería Lilo. Hoy en día Tony se encarga de los teclados y colabora en la parte vocal y Jose de la batería. "Empezamos a ensaiar todos os días e a tocar por salas do Morrazo". Eran otros tiempos, la falta de grupos locales y de concierto hacía que cada actuación fuese un baño de masas, "cada concerto estaba a rebentar de público", apunta el guitarrista.
El punto culminante de estos primeros pasos fue una actuación con el grupo madrileño Hamlet en la desaparecida discoteca Saturno 3. "Había miles de persoas. Daquela a xente estaba máis acostumada a pagar por entrar a ver un concerto que agora", apunta el líder de la formación recordando una cita inolvidable para Astarot.
Tras grabar varias maquetas con temas propios hubo cambios en la formación. Incluso el cantante, Wes, pasó una etapa en otra banda llamada "Atraco".
Con el grupo estabilizado deciden emprender la costosa tarea de grabar su primer disco, en 1989, titulado Donde se hospeda el pasado. "Podemos presumir de ter un disco en vinilo para deixarlle aos netos", reconoce con humor Carlos Gandón para apuntar que es posible que sean el único grupo de la comarca con este hito. La grabación fue en los estudios Musitrón, de Madrid.
Tras participar en el festival de 40 Principales, en el año 1992 llegaría el segundo disco, Respirando, en los estudios Cormorán, en Padrón, propiedad de Milladoiro. Comienza un aluvión de ofertas para actuar en distintos puntos del Estado español en incluso en el norte de Portugal. Pedro Conde, Carlos Gandón, Carlos Rodal, Chema, Tony y Tebi eran entonces los componentes.
Uno de los hitos de esta etapa fue su participación en el concurso Pop-rock Gordons, que organizó la cadena 40 Principales en la Discoteca Oh de la capital española. Quedaron finalistas. Un lugar al que solo tuvieron acceso seis de los 700 grupos que se presentaron. Las largas sesiones de ensayos empezaban a dar sus frutos. Pero lo que en un principio fue una decepción, por no lograr el premio, sirvió para atraer la atención de grandes medios de comunicación. Por ejemplo, tocaron en el programa de Tele 5 "La quinta marcha".

Bon Jovi
"Por entón tocabamos en Madrid cada fin de semana, recorrendo distintas salas. Apenas gañabamos para as viaxes e era complicado compaxinar estas actuacións cos nosos traballos", reconocen. Un duro golpe fue quedarse a las puertas de tocar como teloneros de Bon Jovi en el Vicente Calderón, lo que sin duda cambiaría la historia del grupo. "A actuación era en 1995. Tiñamos todo preparado, pero xusto un día antes a discográfica que organizaba o evento, PolyGram, anulou a nosa actuación e se decantou por un grupo catalán que pagou un millón de pesetas por tocar", lamentan.
Nuevos cambios en la formación hacen que Wes vuelva a coger el micrófono.
Gallego
La trayectoria de Astarot daría un giro determinante que le serviría a la hora de coger fama en 1996, cuando graban el tercer trabajo llamado Apuesta y Gana, también en los estudios Cormorán. Por primera vez incluían dos temas en gallego, algo totalmente rompedor para un estilo musical tan marcado. Esto le abrió las puertas de varios programas de la Televisión de Galicia, catapultando al grupo. La versión de Airiños, airiños, aires será recordada para siempre por los músicos. Con esta canción ganaron, en 1998, el premio al tema musical del año en el popular programa Luar.
Seguirían esta línea en el cuarto trabajo, Astarot&The Refrescos. Disco compartido con este conocido grupo madrileño. Las seis canciones de los cangueses ya fueron íntegramente en gallego. Destacada fue la versión del tema de Los Tamara A Santiago vou, coincidiendo con el Año Santo.
En esta etapa se pueden desquitar del fallido concierto con la famosa banda estadounidense Bon Jovi. "Xunto con Milladoiro fomos teloneiros de Carlos Santana no estadio de Balaídos, en Vigo", destacan con orgullo. Fue en la fiesta del 75º aniversario de Real Club Celta y probablemente la velada en la que tocaron ante un mayor público junto a su concierto del año 2000 en el parque de Castrelos, compartiendo cartel con La Oreja de Van Gogh, "Ahí montamos unha festa boa", añade Gandón. Más recientemente, durante una actuación para una gala benéfica en Ordes celebrada en 2009, tuvieron el honor de cerrar un festival en el que figuraban artistas de distintos estilos pero todos ellos de reconocida fama como David Bisbal, Marta Sánchez e incluso la orquesta Panorama.
"Estabamos fartos de ir a tocar a Madrid e gañar para a furgoneta e a hospedaxe. Decidimos que o mellor sería facernos un nome na nosa terra, e para iso, que mellor que cantar en galgo?", explican, aún reconociendo que muchos seguidores echan de menos su primera etapa y prometiendo "sorpresas" en ese sentido. No ocultan que hacer rock de temas tradicionales gallegos supuso una idea "rompedora" e incluso arriesgada al principio.
Su quinto disco, O sentir dunha terra, daría la consagración definitiva a Astarot. "Foi unha homenaxe á música popular galega. Colaboraron artistas como Susana Seivane, Heredeiros da Crus ou A Quenlla", es más, incluso ese disco fue en el que el cantautor Suso Vaamonde grabó por última vez. Corría el año 2000. Su último álbum hasta la fecha es Longa noite de pedra, que cofeccionaron en 2005 en sus propios estudios de Cangas. "A intención era rendir culto aos poetas galegos". Musicaron versos de Celso Emilio Ferreiro, Curros Enríquez, Méndez Ferrín, Rosalía o Bernardino Graña.
Comienzos difíciles
A pesar de lo que pueda parecer, los comienzos de la década de los 80 no eran los mejores tiempos para tocar heavy en una villa como Cangas. "Non había profesores que che ensinaran a tocar a guitarra, os instrumentos eran caros e os heavys non estabamos moi ben vistos. Incluso a nivel español non había moitos grupos, estaban Barón Rojo ou Ángeles del Infierno. En Galicia, aínda que doutro estilo, Los Suaves", rememoran. También hablan de años duros, pues tocaban para una generación muy castigada por la droga.
En los conciertos por la zona lograban reunir a mucho público, pues la oferta musical escaseaba y había una gran demanda de actuaciones, pero la cosa era distinta a la hora de acceder a los medios de comunicación en sus inicios, "ademais, só catro atrevidos programaban no seu local concertos de heavy metal", señalan.
Sin embargo, recuerdan con "cariño" el pasado y todo lo que han vivido desde entonces, aunque eso no le impida ver al futuro. El próximo mes de noviembre Astarot tiene intención de entrar de nuevo en un estudio de grabación para dar forma al que será su séptimo trabajo en 29 años. Anuncian versiones del heavy metal más famoso de los 80. Eso sí, traducido al idioma propio de Galicia, toda una seña de identidad de la banda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca