09 de septiembre de 2009
09.09.2009
Festividad

Cangas pendiente de la danza "más especial"

Miles de personas abarrotan el atrio de Darbo para ver a las damas y galanes

09.09.2009 | 00:13
Las damas y galanes formaron en tres filas y se movieron al son de la música en todo momento.

Hace más de dos décadas que se recuperó la tradicional danza de Darbo, que como las de O Hío y Aldán se remontan al siglo XVIII. Ayer unos dos mil vecinos y turistas se dieron cita, un año más, en el entorno de la iglesia parroquial para asistir al baile da las damas y los galanes. Soportando un alto calor los danzantes hicieron gala de su buen estado de forma y completaron un animado espectáculo que hizo aplaudir al respetable. La danza se desarrolló después de la misa solemne y la tradicional y multitudinaria procesión que recorrió el atrio del templo.

Más de dos mil personas asistieron ayer al atrio de Darbo para asistir un año más a la tradicional danza y contradanza de damas y galanes ante la imagen de la Virgen. Antes del baile una procesión multitudinaria recorrió todo el recinto del templo parroquial.
Haciendo frente a un alto calor los vecinos y turistas se agolparon para conseguir ver bailar a los participantes de este año, que lucieron los espectaculares trajes estoicamente, en una danza animada que suma así una edición más desde su recuperación en los años ochenta.
Al evento, que arrancó puntualmente a las 14.00 horas y se prolongó durante un cuarto de hora, acudió la dama Belén Guimeráns, que a sus 43 años es la danzante más veterana, no en vano lleva 22 años bailando ante la virgen cada 8 de septiembre. Su fidelidad a esta danza proviene tanto de sus creencias religiosas como de su esfuerzo en intentar que no se pierda una tradición que se remonta al siglo XVIII, y que consiguió ser declarada Festa de Interese Turístico por la Xunta de Galicia.
Guimeráns asegura que este baile es algo "moi especial para min", y confirma su intención de continuar durante muchos años ejerciendo su papel como una más de las cinco damas que participan en la danza. "Só faltaría por algún motivo moi grave, senón serei fiel á cita", apunta.
Esta convicción no se rompe pese al calor que deben soportar las cinco damas y los diez galanes con los ropajes tradicionales. Aunque del vestido de las mujeres lo que más destaca es el colorido gorro de flores naturales.
El sacrificio también implica tener que pedir días libres en el trabajo para poder acudir a la danza y ensayar durante quince jornadas antes del baile. Esto hace que cada año tengan que renovar a unas dos o tres personas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LA MEJOR INFORMACIÓN, CERCA DE TI


FARO te ofrece un nuevo servicio de pasatiempos y juegos online

Disfruta desde tu ordenador o tu móvil de más de un centenar de retos como crucigramas o sudokus

FaroEduca