15 de mayo de 2019
15.05.2019

Voyeurismo junto a la Fervenza do Toxa

Una vecina de Silleda denuncia a un hombre por acecharla al bañarse en una poza

15.05.2019 | 01:57
Una imagen de archivo de la cascada // Bernabé / Javier Lalín

Una vecina de Silleda presentará esta mañana una denuncia ante la Policía Local a raíz de un incidente que padeció el domingo sobre las 15.30 horas en las inmediaciones de la Fervenza do Toxa. La mujer suele acudir con frecuencia a bañarse a una poza próxima a la catarata, en una zona recóndita y tranquila y que raramente suele ser visitada por los centenares de personas que sí se desplazan hasta la catarata. Ese día, una vez que se dio un baño y salió del agua, según relata, se tumbó para secarse al sol. Justo en ese momento descubrió que un hombre de unos 50 años la estaba contemplando sentado en una piedra un poco más arriba de donde estaba ella.

El hombre empezó a masturbarse pese a que la mujer le recriminó varias veces para que dejase de mirarla, haciéndole varios gestos recriminatorios. La mujer tuvo que soportar esta situación durante unos 15 minutos, con lo que ella decidió cambiar de sitio. Poco después, pasó una pareja mayor por la zona de la poza y, según explica la víctima, el voyeurista bajó por el sendero y se escondía entre las piedras y los árboles para seguir observándola. Harta, la mujer decidió levantarse y se acercó lo suficiente al mirón como para que la escuchase mientras le gritaba que lo que estaba haciendo era un delito y que si no se marchaba del lugar en menos de cinco minutos, llamaría a la Policía. El hombre, al ver que la mujer se le acercaba para increparlo, se metió por un camino sin salida entre los arbustos, pero ni se giraba ni se daba la vuelta, para que así ella no pudiese identificarlo ni poder quedarse con sus rasgos de la mejor forma posible para denunciar este acoso. De todas formas, recuerda a la perfección bastantes detalles que pueden ayudar a identificar a este acosador y que constarán en la denuncia que va a formalizar ante las fuerzas de seguridad. La víctima apunta, también, que el hombre no iba vestido como para cubrir la ruta de senderismo que pasa por la catarata y enlaza con el área recreativa de A Carixa, ya en Vila de Cruces, y el monasterio de Carboeiro. Este detalle refuerza aún más el delito sexual que pude atribuírsele a este mirón.

Sin cobertura de teléfono

La mujer asegura que pasó bastante miedo no solo por el hecho de encontrarse sola en la zona, que no suele estar muy transitada y menos a esas horas, en plena oleada de calor de un domingo. Pero es que además, en determinados puntos de la Fervenza do Toxa, como en esas pozas, la cobertura de teléfono móvil es muy mala o casi nula, de ahí la tensión por la que pasó al no poder comunicarse con nadie. Tras consultarlo con familiares y personas de su entorno, decidió interponer la denuncia por su seguridad y por la de las numerosas mujeres que suelen visitar este paraje solas. Añade que, hasta la fecha, nunca tuvo problemas de este tipo en la poza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia