24 de marzo de 2019
24.03.2019
ficha personal

Tomás Fernández Pena: "Los profesores deben bajarse del pedestal para ponerse en la piel de los alumnos"

"El problema actual de la investigación en España es conseguir financiación debido a las trabas burocráticas"

24.03.2019 | 03:00
Tomás Fernández, en su despacho del campus santiagués. // X. Álvarez

Acaba de obtener tres premios "Leonardo" por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ETSE) de la Universidad de Santiago, dos de ellos por la valoración de sus alumnos y el otro por su producción en el ámbito científico. El silledense Tomás Fernández Pena recibirá las distinciones probablemente el próximo 12 de abril, tres días antes de la habitual entrega de los galardones cuando se conmemora el nacimiento de Leonardo da Vinci, al coincidir ésta con el comienzo de la Semana Santa de este año.

-¿Es cierto que no es la primera vez que consigue un "Leonardo"?

-Sí, es verdad que ya tengo varios premios como estos en años anteriores. Lo que pasa es que este año coincidió que me los dieron en todas las categorías en las que podía ganarlo, algo que no es muy frecuente. Tengo que reconocer que esta vez me sorprendió bastante porque pienso sinceramente que no fue que yo mejorase, sino que seguramente debieron empeorar el resto de aspirantes en comparación con otros años (risas ) porque las calificaciones que tenía de los alumnos se mantenían en la media.

-¿Cuál de los dos le hizo más ilusión recibir en esta ocasión?

-Quizás el de investigación porque es el más nuevo y yo nunca antes lo había recibido. De docencia, afortunadamente, ya tengo varios de años anteriores, sobre todo en lo que se refiere a Ingeniería Informática. No es sencillo que te valoren bien los dos aspectos porque muchas veces se dice eso de que el que es buen docente no tiene tiempo para hacer buena investigación, y el buen investigador suele dar mal sus clases. Lo cierto es que resulta difícil coordinarse.

-¿Con cuál de esas dos facetas se quedaría si tuviera que elegir entre docencia e investigación?

-A mí, personalmente, me llena más la investigación. Yo lo que intento es ser un buen docente y hacerlo lo mejor posible, pero debo reconocer que no es digamos mi gran pasión. Ten en cuenta de que la docencia universitaria es bastante diferente a la de un instituto. Lo que sí es cierto, y cuando trabajas en ello lo notas, es que quizás a algunos profesores universitarios les falta más empatía. Me refiero a ser capaces de ponerse en la piel de los alumnos y ver que de lo que les estás explicando no se están enterando. Yo lo noto en función de las caras que te ponen y pienso que no lo están pillando. También es necesario ser un poco humilde y si te equivocas reconocer que no lo sabes, y no como algún profesor que yo tuve que no era capaz de decir que se estaba equivocando simplemente porque no lo sabía o se le había olvidado. Hay que bajarse del pedestal y ponerse en el papel de los alumnos porque todos fuimos en algún momento de la vida.

-Ramón y Cajal decía que investigar en España es llorar. ¿Hemos mejorado en ese aspecto o no?

-El problema actual de la investigación en España es conseguir financiación. Me refiero a los problemas burocráticos con los que te encuentras. Incluso, después de haber conseguido el dinero para investigar, manejarlo es francamente complicado. Por ejemplo, consigues un proyecto que te lo financia el ministerio o la Unión Europea, un dinero que te lo administra la universidad, te vas a un congreso y necesitas justificarte para que te paguen el viaje y la estancia. Bueno, pues los españoles somos los únicos que en el congreso tenemos que pedir un certificado de que hemos estado allí. Cuando lo pides, sobre todo en los Estados Unidos, se te quedan mirando con cara de extrañeza. Son cosas tan absurdas como que si el congreso es de miércoles a viernes, si pillas un billete de avión hasta el domingo, te sale a la mitad de precio porque encuentras una oferta, pues no puedes ir porque sólo tienes que ir esos tres días.

-¿En la USC es más complicado o más sencillo investigar en relación con otros campus de España?

-No es más complicado. Precisamente, en Santiago en el área de Informática, que es lo que yo conozco, tenemos una titulación que es el grado en Ingeniería Informática y dos máster, y somos muy pocos profesores. Todos los profesores que hay tienen una carga de docencia excesiva. Es decir, hay un límite de horas que los profesores pueden dar al cabo del año, y nosotros estamos casi al límite. Por ese motivo se hace muy difícil compaginar la docencia con la investigación. Sin embargo, en A Coruña los profesores de la Facultad de Informática, donde tengo allí muchos amigos, dan la mitad de horas de clases que las que damos aquí.

-Los de mi generación recordamos a los ingenieros informáticos como personas con fama de excéntricos. ¿Lo siguen siendo o aquello se quedó en un estereotipo?

-Para nada. Es cierto que es una carrera difícil, pero como cualquier ingeniería. El único problema que tenemos ahora es la escasez de mujeres entre las matriculaciones. Lo cierto es que no se sabe la causa, y por encima pasan los años y la cosa no mejora porque las mujeres siguen siendo un porcentaje muy bajo entre los estudiantes. La verdad es que no lo entiendo porque la informática es algo que está al alcance de todos. Además, tiene el atractivo añadido de ser una licenciatura nueva y que no tiene nada que ver como por ejemplo con Caminos, que pertenece al grupo de las carreras que históricamente fueron tildadas de "masculinas".

-Supongo que se entiende menos porque hay datos sobre la superioridad femenina en cuanto a la capacidad de estudio, ¿no?

-Sin duda. De hecho, es de todos conocido que en los inicios de la informática, allá por los años 60 o 70, las programadoras eran principalmente mujeres porque eran matemáticos y había muchas mujeres que habían estudiado esta disciplina. Lo único que se necesita para ser un buen programador es tener buen pensamiento abstracto y ser bueno en matemáticas. No es necesario que te gusten los videojuegos. Personalmente, pienso que el problema viene de ahí porque está muy extendida la imagen del informático como un auténtico fanático de los videojuegos, que se pasa la vida encerrado en su cuarto de casa jugando sin parar, y eso no es así en absoluto. Para nada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia