08 de diciembre de 2018
08.12.2018

El PP exige al gobierno que clarifique su plan para echar abajo el proyecto de Racso

Está dispuesto a analizar una propuesta unánime del ejecutivo, al que reprocha que ponga sobre la mesa distintas vías -Blanco anuncia una alegación propia contra la industria

08.12.2018 | 03:46
Javier Blanco, ayer, en la sede del PP. // Bernabé/Ana Agra

El portavoz del Partido Popular de Lalín, Javier Blanco, avanzó ayer que su formación está dispuesta a sentarse con el gobierno para valorar las medidas más certeras con las que frenar el proyecto de la empresa Racso. No obstante, Blanco supedita esta posibilidad "de un gobierno del que no nos fiamos" a que el cuatripartito ponga sobre la mesa un plan unánime y no que cada día uno de sus miembros aporte una idea distinta con la que frenar la planta de reciclaje de neumáticos proyectada por la compañía leonesa para el polígono industrial de Botos.

La reacción de los populares llega tan solo 24 horas después de que el BNG -como organización política- anunciase, como posible alternativa para echar abajo el proyecto de Racso o de otras empresas sobre cuya actividad hubiese dudas, mediante una modificación puntual del Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) para los dos recintos industriales y la suspensión de licencias en los mismos para esta clase de factorías. Blanco Carballal, en primer lugar, recriminó al gobierno local que, como en otras ocasiones en las que se vio "apretado" llame a la puerta de la oposición para tratar de desatascar un problema y destacó que el PP siempre mantuvo la misma posición, al lado de los vecinos, y con reuniones en las parroquias. Además de ver con recelo una modificación en el planeamiento urbanístico, por el tiempo que tardaría en superarse este procedimiento administrativo, insistió en que tanto el alcalde, Rafael Cuíña, como el edil socialista Nicolás González Casares manifestaron públicamente sus medidas para impedir el desembarco de Racso en Botos y ahora es el BNG el que también se pronuncia. "Estamos dispuestos a estudiar una propuesta, pero conjunta del gobierno", remarcó, y anunció que el PP presentará "en tiempo y forma" una alegación propia. "No se puede engañar hablando de una modificación del Plan Xeral, con medidas que no llegarían a tiempo", manifestó.

Connivencia

Por otro lado, Blanco cuestiona que Casares se alce ahora contra la planta cuando -leyó numerosos supuestos comentarios del teniente de alcalde en las redes sociales- cuando defendió el proyecto e incluso acudió a uno de los viajes a León para tratar de "dulcificar" a los vecinos el plan de la industria. "Por acción o por omisión, la connivencia entre Racso y el gobierno es más que evidente", dijo. En este sentido apuntó que un "destacado socialista" fue, en el ejercicio de su profesión, el encargado de elaborar el proyecto técnico a la empresa. También apuntó al silencio de la plataforma Salvemos Catasós, colectivo al que acusó de actuar como brazo político del PSOE por entrar en la disputa política pero no manifestarse públicamente sobre el proyecto de Racso, quizá, dijo por otro conflicto de intereses entre algunos de sus representantes, además de recordar que la edil de Medio Ambiente, Celia Alonso, fue una destacada dirigente de Salvemos Catasós, colectivo que le sirvió en cierta medida para dar el salto a la política municipal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores