13 de julio de 2018
13.07.2018

Acondicionan una parcela como párking de la Fervenza do Toxa

- Estará lista en las próximas semanas para acoger turismos y buses - Las obras culminan la mejora del acceso y señalización del enclave

13.07.2018 | 03:37
Manuel Cuíña supervisó ayer las obras de acondicionamiento del párking en la parroquia de Pazos.

El Concello de Silleda inició en días pasados los trabajos para la creación de una zona de aparcamento en la parroquia de Pazos, una iniciativa que culminará el proyecto de avance de accesibilidad y señalización de la Fervenza do Toxa, un emblema natural del municipio que visitan millares de personas cada año. El servicio estará listo "en las próximas semanas", según el alcalde, Manuel Cuíña.

El estacionamento se está habilitando en un terreno alquilado por el Concello al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif). Suma una superficie de 18.000 metros cuadrados, en los que se crearán ochenta plazas de estacionamento para turismos y tres para autobuses, con posibilidad de ampliarlas en un futuro. Los terrenos se acondicionarán con adoquines vegetales. En concepto de alquiler del párking, el ayuntamiento abonará al ente ferroviario 2.000 euros anuales, revalorizables en 100 euros por año.

El regidor local, que en junio presentó la actuación a los vecinos de Pazos, visitó ayer la zona de trabajo. Entiende que la Fervenza do Toxa precisaba de iniciativas como esta "para continuar poniendo en valor y protegiendo también nuestros recursos". El primer paso fue retirar el tráfico de la bajada al pie de la fervenza, además de la colocación de diversas señales informativas.

Desde el párking se acondicionará un camino -ya existente- que llevará de forma directa a los usuarios hasta el mirador de la catarata. También se colocarán las señales pertinentes para que el camino actual de acceso a dicho mirador sea únicamente de uso vecinal. Con esta medida se pretende evitar, asimismo, el aparcamiento en fincas personales en el entorno del mirador, algo que venía aconteciendo hasta ahora.

En verano de 2016 se iniciaron los trabajos de mejora de señalización y peatonalización de este enclave natural, situado en plena Red Natura 2000. Se colocaron carteles indicadores en carreteras nacionales y autonómicas y barreras de madera para impedir el acceso con vehículos hasta la catarata y se creó una ruta hasta el monasterio de Carboeiro por las parroquias de Ansemil y Martixe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores