13 de junio de 2018
13.06.2018

Un proceso que comenzó hace más de dos años

13.06.2018 | 05:25

Los vecinos de Lalín de Arriba que defienden la propiedad comunitaria del templo comenzaron a movilizarse hace al menos un par de años, cuando conocieron que la institución religiosa habría inmatriculado el inmueble a su nombre. A comienzos de abril de 2016, en una reunión celebrada en el local social quedó claro es que la comunidad vecinal no desea entablar un juicio con el Obispado, por el gasto que ello traería y por la demora que suelen acumular estos procesos. Por eso, se acordó que se solicitará un encuentro con responsables de la Diócesis para tratar de arreglar la polémica sin tener que acudir a los juzgados. Pero la supuesta falta de entendimiento habría precipitado ahora que, tras buscar asesoramiento legal, San Martiño decidiese llevar a los tribunales a la institución católica.

Con todo, en aquella reunión que trascendió -hubo alguna más- algunos de los asistentes plantearon cuestiones como a qué vecinos pertenecería la iglesia, si a los herederos de los que en 1905 pagaron 1.500 pesetas de la época para que el templo no se derribase o si, por el contrario, a todos los vecinos de Lalín de Arriba, para lo que haría falta una delimitación geográfica de esta zona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook