21 de mayo de 2018
21.05.2018
ÚLTIMA HORA
La CE alerta que el Presupuesto español puede incumplir las normas europeas

El salmón reclama su reino en A Estrada

- La organización asegura que 12.000 personas se acercaron al municipio para degustar su plato estrella - Los 6.000 pinchos de veinte recetas diferentes se agotan, pese a preparar 500 bandejas más que en 2017

21.05.2018 | 04:33

El salmón volvió a reinar ayer en A Estrada. El buen tiempo se alió al prestigio del que goza la fiesta gastronómica por excelencia del municipio estradense y al saber hacer de los restauradores locales para permitir que la Festa do Salmón repitiese su propio récord y reuniese a 12.000 personas -según los datos aportados por la organización- para saborear el plato estrella de la cocina local. Los 6.000 pinchos preparados para la 45ª edición de esta celebración se agotaron, pese a que este año se prepararon 500 bandejas más que en 2017.

El día grande de la fiesta arrancó con la recepción de autoridades por parte del alcalde estradense, José López, un acto que contó con la asistencia de una amplia representación de la corporación municipal. Arropando esta convocatoria, declarada fiesta de interés turístico de Galicia, estuvieron el conselleiro de Educación e Cultura, Román Rodríguez, las directoras xerais de Turismo y Administración Local, Nava Castro y Marta Fernández-Tapias, respectivamente, y el secretario xeral de Política Lingüística, el estradense Valentín García, entre otros.

La parte más institucional de la fiesta se desarrolló seguidamente en el interior del Teatro Principal, donde el neurocientífico Carlos Acuña Castroviejo sumó su voz a la de la de los otros 44 pregoneros de la Festa do Salmón. Como es tradición, tras leer su pregón recibió la insignia Salmón de Ouro, un reconocimiento que compartió ayer con la Coral Polifónica Estradense y la Fundación Casa Ducal de Medinaceli.

Mientras todos ellos pronunciaban sus discursos, en el Novo Mercado y su entorno una decena de restauradores comenzaron a servir pinchos de 20 recetas diferentes a base de salmón. El tirón del "rey del río" terminó con los 6.000 pinchos preparados para la ocasión, distribuidos en 3.000 bandejas, cada una de ellas con dos variedades distintas del plato protagonista.

La degustación popular repitió, a grandes rasgos, la exitosa estética por la que se apostó en los últimos años, haciendo que el público se concentrase en el entorno de la Praza do Mercado para saborear las propuestas culinarias diseñadas para esta cita. La ambientación musical corrió a cargo de Carlos Barruso. Mientras se gozaba del salmón en plena calle, los establecimientos de la localidad se fueron llenando de gente dispuesta a seguir catando las excelencias del salmón estradense.

Con la música del citado cuarteto animando el ambiente de la Praza do Mercado, vecinos y visitantes se dedicaron a saborear las propuestas de A Casa do Pan, Argentinos Burguer, Panadería Cervela, A Bombilla, Mar de Compostela, O Asador de Leo, Os Peares, Nixon, Samaná y Velis Nolis. Para acompañarlas se ofreció sidra estradense, de los lagares de Ribela y Peroja.

Los discursos que enmarcaron la parte más institucional de la fiesta comenzaron de la mano del presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT), Luis Reimóndez, en un acto en el que María Jesús Fernández Bascuas ejerció de maestra de ceremonias. Reimóndez quiso comenzar con un recuerdo a Alfonso Varela Durán, presidente de Fillos e Amigos da Estrada fallecido hace unos meses. Apuntó que ayer su butaca vacía en el Teatro Principal estaba ocupada ayer "por un pedacito del corazón de todos los estradenses". Tras las palabras del presidente del CIT llegó el pregón. Carlos Acuña Castroviejo quiso comenzarlo también con un recuerdo, en esta ocasión a algunas personas que le precedieron como pregonero, caso de Filgueira Valverde, Álvaro Cunqueiro o su tío José María Castroviejo.

El neurocientífico, profesor emérito de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) y miembro numerario de la Real Academia de Medicina de Galicia, explicó a los presentes cómo se puede percibir el sabor del salmón a través de los órganos sensoriales, ahondando en que el placer que genera este plato comienza en la lengua, con receptores que reaccionan a sustancias químicas que proporcionan los cincos sabores básicos (dulce, amargo, ácido, salado y umani). No obstante, apuntó que el salmón, como otros muchos platos, se come con todos los sentidos. Subrayó que la visión de un salmón, por ejemplo, activa una zona del cerebro relacionadas con el placer o la recompensa. "Hay que poner música a un plato de salmón", recomendó el pregonero.

Después del pregón se impusieron los Salmóns de Ouro al propio Acuña Castroviejo, a la Coral Polifónica Estradense y a la Fundación Casa Ducal de Medinaceli. Tomaron acto seguido la palabra el conselleiro de Educación e Cultura y al alcalde de A Estrada. Román Rodríguez subrayó que el municipio estradense lleva 45 años saboreando el salmón y convirtiendo este plato en la repuesta que daría cualquier gallego si le preguntan qué es A Estrada desde el punto de vista gastronómico. José López puso en valor el certamen y tuvo palabras de elogio para la hostelería, la restauración y los cocineros estradenses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook