06 de noviembre de 2013
06.11.2013
A ESTRADA

La traída de A Estrada duplica su rentabilidad al ser reparadas 20 de sus 31 grandes fugas

Aquology detecta un grave problema de presión que daña la red de abastecimiento - A corto plazo el Concello instalará un caudalímetro en la salida del depósito y reductores de presión - La inversión se elevará a 6.000 euros

06.11.2013 | 01:46
Reparación de una avería en Benito Vigo en septiembre. // Bernabé/ LM

La red municipal de abastecimiento de agua de A Estrada ha visto duplicada su rentabilidad en los tres últimos meses tras ejecutarse la reparación de 20 de las 31 grandes fugas detectadas por la firma Aquology, a la que hace más de un año el Concello le encargó la elaboración de una auditoría ante la sospecha de que se estaban registrando ingentes pérdidas de agua cada hora.

En concreto, según el alcalde José López Campos, la rentabilidad de la red de abastecimiento se ha visto incrementada del 30% en el que se cifraba en octubre del pasado año e incluso en agosto del actual a prácticamente el 60%. Aun así, el munícipe no se da por vencido y aspira a lograr en un futuro un rendimiento óptimo, cifrado en un 75 o un 80% de rendimiento.

El punto de partida en octubre del pasado año apuntaba, gracias a un medidor instalado en la salida y en la entrada del depósito municipal de Penerada, a que hasta en las horas valle -de menor consumo- del depósito municipal salían 100 metros cúbicos por hora (entre las 3 y las 6.30 horas de la mañana) mientras que los picos más altos de consumo registraban 250 metros cúbicos por hora (de 8.00 a 9.00 y a las 20.00 horas). Los expertos de Aquology concluyeron, por tanto, que había fugas masivas: un grave problema en la red. La prueba se repitió en agosto de este año calcando los resultados: un consumo de 102 metros cúbicos por hora de madrugada y 250 metros cúbicos en los momentos de mayor consumo.

Se instalaron sistemas de escucha y se detectaron 31 grandes fugas. Las de mayor calado estaban a la altura de los números 22 y 29 de Benito Vigo, en la avenida de Santiago y en A Torre de Guimarei. Pero también había pérdidas en la Rúa do Cruceiro, Antón Losada, Don Nicolás, Iryda, Calvo Sotelo, la avenida de Venezuela, Serafín Pazo, la Praza da Feira, la travesía de América, la Rúa da Cultura y la calle Marín. Son muchas incidencias: una avería por cada 1,75 kilómetros de red, ya que se han revisado 55 kilómetros de canalización.

Una vez localizados los ámbitos afectados, se realizó una sectorización para poder reparar las fugas. Se subsanaron las 20 fugas más destacadas, dejando sin subsanar fugas en la acometida de edificios concretos que se irán reparando paulatinamente. Con el grueso del trabajo ya realizado, se repitió el estudio y el consumo mínimo se situó en 63,5 metros cúbicos en las horas valle y en 250 en las horas punta, situándose el consumo medio en 125 metros cúbicos. Con estos datos en la mano, tras entrevistarse con Aquology, el alcalde concluyó ayer que el consumo de agua se ha visto reducido en 30 metros cúbicos a la hora, es decir, en 30.000 litros cada 60 minutos.

Ello supone una "gran mejora" medioambiental y también el ahorro de "mucho dinero" a las arcas municipales ya que se da la circunstancia de que el agua que se estaba perdiendo había sido tratada previamente en la Estación de Tratamento de Auga Potable (ETAP) y al acabar en parte en el alcantarillado por las fugas también debía ser tratada después en la Estación Depuradora de Augas Residuais (EDAR) de Aguións, con el consiguiente coste para el Concello.

La mejora de la red de abastecimiento se ha logrado con 10.000 euros de inversión, materiales y personal municipal. Aquology concluyó que las causas de las fugas eran el envejecimiento de las redes (en gran medida de fibrocemento), la presión excesiva (que debería ser de 4 bares pero alcanzaba en algunos puntos como la avenida de Santiago o Benito Vigo hasta 10) que reducía la vida útil de las canalizaciones y la falta de mantenimiento de la red.

Para atajar los efectos negativos de estos factores, el Concello se propone a corto plazo instalar un caudalímetro en la salida del depósito que alerte de la existencia de fugas y también reductores de presión que eviten que las zonas más bajas de la villa soportan presiones desmesuradas que acaban por dañar la red de abastecimiento. Ambas actuaciones se financiarán con 6,000 euros de los presupuestos municipales para 2014. A medio plazo, López se propone reponer la red para ir incrementando el rendimiento de la red. Asimismo, también pretende inventariar la red, tal y como le aconsejó realizar Aquology.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Especial Navidad 2019

En estas fiestas, sobran los motivos para brindar con elaboraciones de Galicia, que despiden el año con un gran balance en todos los sentidos