15 de febrero de 2010
15.02.2010

La Festa da Vincha de Cerdedo celebra sus 10 años de historia con una concurrida edición

Lola Iglesias gana el concurso de elaboración de este postre típico de la gastronomía local

15.02.2010 | 07:30
Espadela puso a la venta 250 vinchas

Ha transcurrido ya una década desde que la Asociación de Mulleres Espadela se puso manos a la masa, y nunca mejor dicho, para dar a conocer el postre más típico de la gastronomía de Cerdedo. El colectivo sopla este año las 10 velas de su tarta, como lo hizo ayer la fiesta que estas cerdedenses han impulsado para mostrar al mundo a qué sabe el Carnaval en Cerdedo. Poco después del mediodía la organización estimaba que alrededor de 300 personas se habían sumado ya al décimo aniversario de este evento y, de paso, a seducir al paladar con las mil y una tentaciones artesanalmente elaboradas por las socias de Espadela.
Mariluz Montes Quireza, viuda del cineasta Chano Piñeiro, fue la pregonera de esta décima edición de la Festa da Vincha. Reconoció su vinculación y el gran cariño que tiene a la zona y no dejó de subrayar que Terra de Montes es cuna de múltiples personas significativas, desde sus canteros a sus pintores o escritores. Quiso dar las gracias también en su discurso a las instituciones que hacen posible fiestas como ésta, en las que se reconoce y se promociona la tradición local. Las últimas palabras de su intervención brindaron un recuerdo a su madre, que le dio a conocer este postre típico cerdedense. "Na miña casa non faltaba a vincha o domingo de entroido", rememoró Mariluz Montes. Tras su pregón, seguido por un elevado número de vecinos –entre los que se encontraba una amplia representación del gobierno local, encabezada por el alcalde, José Balseiros, junto al regidor forcaricense, David Raposeiras–, tomaron el testigo integrantes de la Asociación Cultural Entroido de Santeles-Val de Ulla, que demostraron que el relevo de esta tradición está garantizado en esta parroquia de A Estrada con un encuentro dialéctico entre dos niños, seguido por una "batalla" verbal entre los aplaudidos Xenerais.
En torno a las 13.00 horas dio comienzo el tradicional concurso de vinchas. El jurado estuvo compuesto en esta ocasión por representantes de diversos puestos presentes en la muestra que en los últimos años ha venido acompañando a esta fiesta gastronómica. Conchi Pereiro, Esperanza Marín, Carmen Lombardía, Javier Loureiro y Pili, integrante del grupo Os Abrentes de Cerdedo, fueron los encargados de saborear las 8 piezas que se presentaron a una prueba en la que se valora la presencia, el corte y el sabor de las vinchas participantes. El primer puesto fue para Lola Iglesias, seguida de Pilar Arén y Pura Ramírez. Este año la fiesta estrenó un concurso de postres típicos del Carnaval, centrado en flores, filloas y orejas. Las propuestas ganadoras fueron "Ramo de filloas" y la tarta de filloas. Todos los premios fueron piezas de artesanía de la Ribeira Sacra.
Las alrededor de 250 vinchas que Espadela puso ayer a la venta en Cerdedo compartieron escaparate con unos 40 puestos de productos ecológicos y artesanales. La fiesta contó también con la muestra de oficios tradicionales, entre los que no faltó el oleiro, los zoqueiros, o los talleres de confección de cestos y sombreros, además de uno especializado en chocolate, entre otros. Os Chichisos y Os Abrentes se encargaron de la música. La Asociación Vintureira se ocupó del teatro, con la obra "Se o sei non volvo á casa". Hubo también ocasión de rememorar el 25 aniversario de "Mamasunción", célebre obra de Chano Piñeiro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores