19 de agosto de 2020
19.08.2020
Faro de Vigo

Especies invasoras en bancos isleños

La Cofradía ha detectado elementos foráneos que pueden resultar una amenaza

19.08.2020 | 01:51
Un ejemplar de crepipatella localizado en O Bao.

La presencia de especies foráneas no es exclusiva de hábitats terrestres sino que también afecta a los bancos marisqueros de una cofradía como la de A Illa. Desde hace años, en el pósito se ha ido detectando la presencia de varias especies foráneas que, en la mayor parte de las ocasiones, apenas llegan a implantarse, pero hay en otras, que se acaban convirtiendo casi en una plaga y en una amenaza para el marisco autóctono.

Una de las especies que se ha implantado con mayor facilidad en A Illa es la crepipatella dilatata, una especie de lapa que se adhiere a las piedras y que abunda en zonas como O Bao o en las columnas del puente. En principio, el patrón mayor de A Illa, Juan José Rial Millán, reconoce que puede representar una amenaza para el marisco autóctono, sobre todo cuando "muere por falta de oxígeno, es ahí cuando contamina toda la arena que la rodea y mata el marisco que pueda encontrarse en las proximidades", explica. La especie tiene origen en las costas chilena y argentina, aunque ha conseguido colonizar una parte de A Illa.

Otra especie que ya se ha localizado en tres playas de A Illa es la donacilla, una especie muy similar a la coquina, que ha despertado el interés comercial de la Cofradía, No en vano, el pósito trata de incluirla en los planes de explotación, ya que se trata de una especie con un alto valor y con gran demanda, aunque todavía no puede extraerse en el litoral isleño. "Hace años que detectamos su presencia, aunque siempre en poca cantidad. Sin embargo, en los últimos tiempos, se ha convertido en una especie que encontramos con relativa frecuencia en tres puntos diferentes y que puede resultar interesante como complemento extractivo para las mariscadoras", explica el patrón.

Procedente del Golfo de México se ha instalado en A Illa la almeja mercenaria, una especie que se caracteriza por su gran tamaño. En A Illa se comenzó a localizar hace unos cuatro años en zonas como Xastelas y Punta da Arnela. A pesar de su gran tamaño, su valor comercial es casi nulo lo que se suma a que, por el momento, "no hemos encontrado cantidades excesivas que nos hagan temer por la producción autóctona". Una de las cuestiones que más ha llamado la atención al patrón mayor es su considerable tamaño, ya que se han localizado individuos en A Illa de 200 gramos de peso y 81 milímetros de longitud. "Las escasas cantidades que hemos localizado solo nos indican que es una especie de tamaño considerable pero, por el momento no está resultando una amenaza para las especies autóctonas", señala.

La que sí lo es el ocinebrellus, una especie de bígaro japonés que es un depredador de todo tipo de moluscos, especialmente de ostra, pero también de almeja.

Este depredador ha sido localizado en la zona de Punta Arnela y la Cofradía está muy pendiente de su presencia para evitar que pueda convertirse en un serio problema para sus bancos marisqueros.

"Acostumbra a agujerear la concha de las almejas para devorar todo su interior; por el momento, solo lo hemos localizado en pequeñas cantidades desde hace unos tres o cuatro años, pero nuestro objetivo es eliminarlo y evitar su proliferación", reconoce Millán.

No son las únicas especies foráneas que se han detectado en A Illa, pero el resto apenas sí han tenido incidencia o, tal como llegaron, han acabado desapareciendo sin dejar rastro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia