16 de enero de 2020
16.01.2020
Faro de Vigo

O Salnés empieza a recuperarse tras horas sumergido bajo el agua

Se registraron cortes de tráfico, inundaciones y desprendimientos en todos los concellos de la comarca

16.01.2020 | 18:07
Un comerciante intenta impedir que el agua entre en su establecimiento de la Avenida Rosalía de Castro de Vilagarcía.

La alerta naranja se ha hecho notar a su paso por la comarca arousana. Las zonas inundadas se multiplicaron por doquier en prácticamente todos los ayuntamientos. Ninguno se salvó de las molestias ocasionadas por la acumulación de agua ante las fuertes precipitaciones caídas desde el mediodía hasta las 17.00 horas como momentos de mayor intensidad.
En Vilagarcía las incidencias fueron una constante durante más de cinco horas. Algunas incluso ya sirvieron de anticipo para lo que estaría por venir. Tal es así que alrededor de las 4.00 de la madrugada la acción del viento arrastró unos bloques sobre que tapiaban las ventanas de la antigua fábrica Atlántica para acumularse sobre el vial de O Preguntoiro en Vilaxoán. Lo mismo sucedió en una nave en O Souto, en la parroquia de Cornazo, al venirse abajo una de sus paredes.
Desprendimientos también se registraron en A Illa, concretamente en el edificio del ayuntamiento. La rotura de un canalón en su cubierta y la voladura de varias partes de su cubierta obligaron a la intervención de los bomberos que instalaron sacos de arena sobre las zonas más desguarnecidas a los efectos del viento y la lluvia.
En el casco urbano varias de las arterias principales se sumergieron como fueron los casos de la Avenida Rosalía de Castro, Rey Daviña, Conde Vallellano o la propia Plaza de Galicia. Todo ello entre la desesperación de muchos de los comerciantes del lugar que utilizaban todo tipo de utensilios para achicar el agua que hacía por entrar en sus establecimientos.
En Cambados se produjeron inundaciones en la franja litoral del casco urbano y en el cruce de las avenidas de Vilagarcía y O Salnés. Los momentos más complicados se vivieron entre las 13.30 y las 14.00 horas, formándose balsas de agua de entidad tanto en la Praza do Concello como en la Ribeira de Fefiñáns. Volvieron a producirse anegamientos a partir de las 16.00 horas. En el casco urbano, los puntos más conflictivos fueron la avenida de Galicia, en las proximidades de la plaza de abastos, el entorno del Ayuntamiento y O Pombal. A las afueras, hubo problemas en A Cabana, así como en puntos de las parroquias de Oubiña y Corvillón.
En Vilanova se han registrado inundaciones en la calle principal del casco urbano, la González Besada, que discurre por delante de la casa consistorial. También hubo anegamientos de consideración en la carretera PO-302, frente a la iglesia de Caleiro. Ambos viales han permanecido abiertos al tráfico, por lo que los vehículos han seguido circulando, si bien con precaución.
La agrupación local de Protección Civil de Vilanova indica que también ha habido inundaciones en bajos, acudiendo los voluntarios a una vivienda de San Miguel de Deiro, y los bomberos a un local de O Bornal, en As Sinas.
Tampoco en Valga y O Grove fueron ajenos a las inundaciones que obligaron a cortar varias calles y alterar la normalidad circulatoria en diferentes puntos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia