30 de octubre de 2019
30.10.2019
Una apuesta del sector para mejorar la productividad en Arousa
El libre marisqueo supera las 56 toneladas de bivalvos en sus dos primeras semanas

Las cofradías intensifican los proyectos para recuperar la biodiversidad marina en la ría

Los pósitos invierten cada vez más en regeneración de bancos marisqueros, preservación medioambiental, vigilancia y modernización

30.10.2019 | 05:32
Marisqueo a flote en la ría de Arousa.

La apuesta de las cofradías arousanas por la modernización, la competitividad y la recuperación de la biodiversidad marina va en aumento. Cada vez son más las acciones que desarrollan en la ría para regenerar bancos marisqueros, garantizar una pesca sostenible o luchar contra el furtivismo.

También para diferenciar sus productos respecto al de sus competidores, como se demuestra con la marca registrada "Centolo do Grove", presentada ayer en sociedad con un lema contundente: "El mejor centollo del mundo".

Se trata así de diferenciar al "rey de los mariscos", que en la lonja grovense se cotiza más caro que en ninguna otra parte, informando al consumidor de que "es el de mayor calidad y mejor sabor".

Esta etiqueta de calidad y diferenciación está impulsada por la Confraría de Pescadores San Martiño, con socios y ámbito de influencia en O Grove, Cambados, Meaño, Sanxenxo y Ribadumia.

Volviendo al principio, decir que este órgano supramunicipal impulsa un proyecto de protección y recuperación de la biodiversidad marina en el que se incluyen acciones colectivas centradas en una mejor gestión y conservación de los recursos existentes y el ecosistema.

Con una ayuda del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) por importe de 138.960 euros, y a través de Grupo de Acción Local do Sector Pesqueiro (GALP) y la Consellería do Mar, se desarrollan todo tipo de iniciativas hasta el 30 de junio de 2020 tendentes a "alcanzar una gestión responsable de los recursos y los hábitats costeros, especialmente los que cuentan con figuras de protección ambiental".

El control y vigilancia de las zonas productivas, el seguimiento de la actividad extractiva y la sensibilización ambiental del sector son las claves de este proyecto, que pasa por la contratación de un biólogo para que realice tareas de asesoramiento y apoyo técnico, así como de control de los recursos pesqueros y marisqueros.

También se ocupará de efectuar un seguimiento del estado de los recursos y de la evaluación de la explotación de los bancos naturales y las tareas de cultivo.

La propuesta incluye la contratación de guardapescas para intensificar el servicio de vigilancia y realizar actividades de conservación, protección y sostenibilidad de la explotación de los recursos, estableciendo las condiciones de acceso a las zonas de pesca de la cofradía "para velar por el cumplimiento de la legislación".

Como objetivos específicos de este proyecto se marcan, por tanto, el asesoramiento técnico y la gestión de los recursos marinos, el seguimiento de su estado, evaluación de la explotación de los bancos, vigilancia y control de acceso a las zonas de producción, control del furtivismo, colaboración con los servicios de inspección pesquera de la Xunta.

Y precisamente gracias a la contratación de asistencia técnica y ocho guardas rurales se logró un mejor control del tope de capturas y una mayor vigilancia de los trabajadores del mar que recolectan navaja, longueirón y erizo, según explican en el pósito que dirige Antonio Otero.

Controles en Castrelo y Vilalonga

De igual manera que se incentivó "el control del tope de capturas y la vigilancia de las playas donde trabajan las mariscadoras de a pie, tanto en la zona de Castrelo (Cambados) como en la de Vilalonga (Sanxenxo) y O Grove.

El mismo seguimiento del tope de capturas se aplicó a los mariscadores de a flote, colaborando con la Consellería do Mar "en el control de la pesca y el marisqueo fuera de las concesiones de esta cofradía cada vez que precisa refuerzos para llevar a cabo un mejor servicio de vigilancia".

En sintonía con esto, es posible colaborar también con la Guardia Civil "en el control y vigilancia de las personas que practican pesca deportiva y de superficie con artes prohibidas como la francada o el truel, con el propósito de concienciarlos de que deben pescar con caña, como establece la normativa".

Furtivismo

La "erradicación del furtivismo que practican los buzos en las concesiones de la cofradía" marca otra de las líneas de acción destacadas, tratando así de evitar que capturen los productos de manera ilegal", por tratarse de especies en veda o por carecer del permiso de explotación pertinente.

La línea de colaboración de la cofradía San Martiño se extiende a la Consellería de Medio Ambiente, en este caso para preservar el Complejo Intermareal Umia-O Grove, "ya que alrededor del 50% de nuestras concesiones están dentro de ese espacio protegido".

En el cabildo también hacen hincapié en la colaboración con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil "en todo lo relacionado con el control de vertidos".

Mamíferos marinos


Sin olvidar el apoyo prestado a la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Mariños (Cemma) "cuando aparecen delfines u otros mamíferos marinos varados en las concesiones de la cofradía".

Por último, destacan la colaboración con la Policía Local y el Servicio Municipal de Emergencias "en lo referido a actividades de salvamento, naufragios o búsqueda de desaparecidos".

Para completar la relación de actuaciones incorporadas a este proyecto de preservación de la biodiversidad marina, el pósito hace alusión a los muestreos que se realizan en primavera y otoño entre los diferentes recursos marisqueros, tanto en sus concesiones como en las zonas de libre marisqueo".

En relación con esto último, hay que destacar que la campaña que se lleva a cabo en las zonas comunes de la ría permitió a los mariscadores de a flote obtener más de 56 toneladas de bivalvos en las dos primeras semanas de actividad.

El balance provisional del libre marisqueo en la ría

En base a los datos, aún provisionales, entregados por la Asociación de Rañeiros da Ría a la Consellería do Mar puede concluirse que Os Lombos do Ulla -ayer con 379 barcos faenando- confirma su recuperación y vuelve a dominar con claridad, generando cerca de 50 toneladas de producto de las cuales 33 correspondieron al berberecho y más de 15 toneladas, a almeja japónica.

También se constata que O Bohído -159 naves despachadas ayer- es un banco agotado, con apenas 3,5 toneladas de producto en esas dos primeras semanas, la mayoría de almeja babosa (2,5 toneladas).

Aunque peor están las cosas en Cabío, donde en el mismo período los rañeiros tuvieron que conformarse con 898 kilos, incluso por debajo de los 2.101 kilos ofrecidos por las denominadas "otras zonas" de libre marisqueo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia