16 de agosto de 2019
16.08.2019

Kiko Veneno luce su sombrero roto

Actuó ayer, junto a Baiuca, en la terraza de la bodega Martín Códax

16.08.2019 | 03:53

Unos 100.000 euros recaudados en siete veranos, para ayudar a entidades no gubernamentales; 400 entradas por función, que se agotan en un abrir y cerrar de ojos; y un maridaje perfecto entre música y albariño... Son "Os Xoves de Códax", una cita con los conciertos consolidada en O Salnés.

José María López Sanfeliu (Gerona, 3 de abril de 1952), es Kiko Veneno. Se trata de uno de los históricos de la música española, además de un buen conocedor de la comarca de O Salnés, donde actuó con anterioridad. Ayer regresó a esta tierra de viñedos para hacer gala de su arte, esta vez con un formato especial, de lo más innovador.

Y es que actuó fusionando su característico estilo con el del artista gallego Baiuca, quien, a su vez, propone un diálogo entre la Galicia del pasado y la del futuro a través de una instrumentación tradicional formada por conchas, flautas, gaitas y panderetas.

Juntos protagonizaron uno más de los conciertos de "Os Xoves de Códax", el ciclo solidario que marida buena música y buenos vinos propuesto por la bodega cambadesa Martín Códax, capaz de recaudar con esta actividad 100.000 euros en siete años.

Unos cuatrocientos afortunados tuvieron la oportunidad de asistir a este concierto. Y lo fueron no solo por haber conseguido entradas, sino porque la actuación lugar donde estaba prevista, en un marco tan especial como la terraza de la bodega, donde esta vez lucía un sol de justicia que hizo olvidar el otoñal jueves anterior.

Kiko Veneno se sumó, por tanto, al elenco de artistas que con su buen hacer inundan el verano arousano. Lo hizo en una soleada tarde de sombreros, y nada menos que presentando el suyo, "Sombrero roto", un disco en el que se incluyen temas como "La Higuera", "Autorretrato", "Vidas paralelas", "Obvio", "Ojalá" y "Yo Quería Ser Español".

Dicen que este trabajo rítmico y alegre, marcado en buena parte por cadencias electrónicas hasta ahora poco exploradas, demuestra que, a sus 66 años, Kiko Veneno sigue tan vivo como juguetón.

Es una obra sorprendente y primaveral que invita al baile y la celebración y que, por tanto, encajaba perfectamente con el marco en el que se desarrolló el concierto de Martín Códax.

Por supuesto, los ritmos siempre frescos de Kiko Veneno también se entendieron con las influencias techno y las insinuaciones de la música house que aborda Baiuca.

Juntos hicieron buena música. Y además permitieron ayudar a la Asociación Española de la Enfermedad de Behçet, que se caracteriza por la inflamación de los vasos sanguíneos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial


Festas de San Roque 2019

Vilagarcía se prepara para sumergirse en la diversión

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia