04 de febrero de 2019
04.02.2019

Panecillos milagrosos en la misa de San Blas de Simes

El santo cuenta con una gran devoción de los fieles de Arousa al atribuírsele la sanación de los males de garganta

04.02.2019 | 01:25

La coincidencia en domingo y la buena jornada en lo meteorológico propició que el San Blas de Simes viviera la mejor de las últimas ediciones, con misas rezadas a cada hora a partir de las 9 de la mañana que registraron llenos del templo parroquial. Más aún la solemne de las 13 horas, cantada por el coro de Sanxenxo, donde no solo esta vez acudían los vecinos de Simes, sino de muchas otras localidades y concellos vecinos que optaban por hacer coincidir su devoción al oficio religioso dominical con el santo Blas de Sebaste. También en Cambados se celebró esta fiesta.

Para acompañar la devoción la parroquia meañesa dispensaba, como en los últimos años entre los devotos que lo requerían, panecillos bendecidos del santo, cuyo ritual celebraba el cura párroco tras la primera misa de la mañana. De forma gratuita los feligreses podían recibir en mano el pan de San Blas al que, según la creencia popular, se le atribuyen propiedades sanadoras para aquellos devotos que lo coman con fe, para mitigar o curar los males de garganta de quien lo padece, por cuanto el santo en considerado el abogado de esta parte del cuerpo. Ello explica que la cabeza sea la pieza de cera (exvoto) más demandada por los fieles como ofrenda.

En total eran 1.500 los panes que, recién horneados, llegaban a primera hora de la mañana al templo, para ser repartidos a lo largo de la jornada. Una tradición con demanda creciente, que recuperaba el párroco en 2017 con el reparto aquel primer año de 500 piezas, que se agotaran ya de mañana, por lo que la cifra subió el pasado año a 1.200 y ahora a 1.500.

La devoción se completaba ayer con la reliquia del santo que se daba a besar el término de cada misa a los feligreses, ritual en el que participaba la propia regidora Lourdes Ucha, reconocida de siempre por la implicación en su parroquia. Una tradición ésta que fue recuperada en 2014 al rescatar el párroco y quitarle lustre al viejo relicario, el cual alberga en su interior un minúsculo hueso atribuido a San Blas, junto con un documento con el sello de autentificación de Roma datado en 1918.

El templo, vacío de bancos para hacer posible un aforo mayor, albergaba además en el interior una mesa con objetos diseñados para la venta entre los fieles, desde llaveros a libretos del santo, y mismo el disco de música sacra "Deo gratias", grabado por el cura párroco Juan Ventura Martínez Reboiras con su organista el pasado mes de septiembre. Su trabajo incluye, entre otras, el "Ave María" de Schubert, el "Allabrere en Re Mayor" de Johann Sebastian Bach o la "Salve Marinera", y se comercializaba ayer al precio de 10 euros, destinando la recaudación de todo ello a los fondos parroquiales. Disco que, aprovechando el vacío entre misa y misa, sonaba en el templo en la voz del cura párroco.

Tras la misa solemne Juan Ventura se felicitaba por la nutrida afluencia de feligreses: "de los seis años que llevo asumiendo la parroquia -apuntaba- este ha sido el que gente ha llenado las misas, mismo la solemne con mucha participación de una parroquia como Simes que se implica mucho en la celebración".

Tras la solemne salía la procesión, con el santo, cumpliendo la costumbre, portado por varones, y la Virgen de la Candelaria por mujeres. El grupo de gaitas de la cultural Penaguda de Dena puso la nota musical a la comitiva y al atrio durante la mañana.

Eso sí, la coincidencia en domingo obligaba al cura párroco a oficiar él solo todas las misas, dada la escasez de sacerdotes que limitaba su atención dominical a las parroquias adscritas. Unos oficios religiosos que luego se repetían por la tarde a las 17, 18 y 19 horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia