02 de diciembre de 2018
02.12.2018

Luis Basilio Gabín García: "Era una oportunidad única de ser entrenador profesional de baloncesto en el Panathinaikos"

El vilagarciano disfruta de una beca para formarse trabajando en la estructura de base del club ateniense

02.12.2018 | 02:38

Cuando se tiene una pasión por el aprendizaje en la materia que fuere y a la vez la suerte de adquirir conocimientos en una de las más atribuladas fuentes de enseñanza, poco más se puede pedir. En esa tesitura se encuentra Luis Basilio Gabín García, entrenador vilagarciano del CLB y que gracias a una beca del Ciclo Técnico de Baloncesto del IES Fermín Bouza Brey está disfrutando de un año en la estructura de cantera del Panathinaikos de Atenas, el club con más títulos de Euroliga en los últimos veinte años. Una experiencia que, por descontado, le convertirá en mejor entrenador a todos los niveles.

Atenas se ha convertido desde el pasado septiembre en el lugar de residencia de Luis Gabín, un entrenador vilagarciano de baloncesto. Allí trabajará durante un año en la estructura de cantera de un club de la solera ni más ni menos que del Panathinaikos. Una beca Erasmus del Ciclo Tecnico de Baloncesto del IES Fermín Bouza Brey le ha abierto las puertas a toda una privilegiada experiencia de aprendizaje humano y deportivo.

- De los banquillos del CLB a trabajar en la estructura del Panathinaikos. Vaya cambio.

- La verdad es que sí, es un salto importante. No solo en lo que se refiere al baloncesto, que al final tampoco hacemos cosas tan distintas, sino en lo que supone pasar de vivir entre Vilagarcía y Santiago los últimos 12 años a vivir en el extranjero y en una ciudad como Atenas.

- Explique cómo surgió esta posibilidad.

- Yo llevaba muchos años echando una mano primero en el BBC y luego en el CLB como entrenador ayudante. A principio de curso me matriculé en el ciclo de Técnico Deportivo en Baloncesto del Fermín Bouza Brey para ponerme al día y poder empezar a dirigir equipos. Sabía que había la posibilidad de hacer estancias en el extranjero de 1-2 meses pero no me había planteado hacer una, mi idea era sacar el título rápido mientras acababa algún trabajo pendiente en la Universidad y buscaba una salida laboral. A mitad de curso Iván Villar, el director del ciclo, nos comentó que había una nueva modalidad de estancias de larga duración que cubrían una temporada entera y estaban bien remuneradas y que además había opciones de contactar con grandes clubes europeos, entre ellos el Panathinaikos. Le dije que contara conmigo y al final una de las becas que concedieron me correspondió a mi y aquí estoy.

- ¿Qué fue lo que primero que se le pasó por la cabeza cuando apareció la posibilidad de irse a Grecia un año a formarse como entrenador?

- Que era ahora o nunca. Había terminado una etapa larga de estudios y antes de empezar otro proyecto quería sacar el título de entrenador, porque tal y como está organizado ahora podía ser complicado más tarde. Cuando surgió esta opción la sensación fue de que si la dejaba pasar no volvía. Era una oportunidad única de vivir la experiencia de ser entrenador profesional por un año.

- Lleva allí desde septiembre. ¿Qué tal está resultando la experiencia?

- Muy buena, la verdad. Es distinta quizás a lo que me esperaba o a la idea que teníamos en el ciclo antes de venir, pero he coincidido con un grupo de entrenadores jóvenes, muy abiertos, a los que les gusta muchísimo el baloncesto y comparten sus ideas y experiencia y que me han acogido como a uno más. Mi sensación es que los griegos son muy acogedores en general y a mi me están tratando como a un invitado, se preocupan a diario por saber que todo va bien y que me encuentro cómodo tanto en el club como en la ciudad.

- Cómo explicaría su día a día en el club.

- Yo estoy directamente involucrado como entrenador ayudante en dos equipos, el cadete de último año y un preinfantil de segunda división y el resto del tiempo intento echar una mano en otros equipos para aprovechar y ver como trabajan en otras edades. Sobre todo ayudo al segundo entrenador del cadete que también lleva un "premini", un mini y un cadete femenino de segundo nivel.

La semana típica es muy distinta a lo que estaba acostumbrado. La liga cadete y la liga junior de primera división aquí se juegan los martes y los fines de semana todos los equipos de la academia tienen actividad sábado y domingo, si no hay partido se entrena los dos días y si hay partido se juega un día y se entrena el otro. Mi actividad se divide entre dos de las sedes que tiene la PAO B. C. Academy: el OAKA y Leoforos Alexandras, ahora llamado Pavlos Giannakopoulos. Los lunes tengo entrenamiento prepartido con el cadete en Leoforos donde jugamos nuestros partidos como locales los martes. En el partido llevo la estadística en el banquillo, al acabar vemos el junior y luego hay tradición de ir a cenar un plato popular de aquí que es el souvlaki. Los miércoles entreno en Leoforos con el preinfantil y los jueves y viernes en el pabellón olímpico OAKA con el cadete y si hay Euroliga ya me quedo a ver el partido.

El fin de semana viene la locura, sábado y domingo tengo un horario similar, paso toda la mañana en Leoforos con mi preinfantil y echando una mano al segundo entrenador del cadete con sus otros equipos. Cuando acaba me voy con él a entrenar con el cadete al OAKA a las 14.30 y ya me quedo allí por la tarde para echar una mano con un infantil y un preinfantil que llevan los mismos dos entrenadores y que fueron los primeros con los que trabajé nada más llegar. Se lo digo siempre a los entrenadores de aquí que así no hay forma de seguir la liga Endesa y me está costando mis disgustos en el Supermanager (risas).

- ¿Cambia mucho la manera de trabajar en formación con respecto a lo que se hace en España?

- No tengo claro que exista una forma común de trabajar en España, más bien cada uno se apaña lo mejor que puede con los recursos que tiene. Y tampoco me es fácil comparar porque no tengo experiencia a este nivel en España. Mi impresión es que siguen una metodología más clásica quizás por influencia balcánica. Trabajan mucho por repetición y sin oposición, algo que en España se está abandonando por un trabajo más enfocado a la toma de decisiones y a la reacción a estímulos por lo que yo he visto en las charlas a las que he ido los últimos años. Lo que sí está claro es que en los mejores equipos de cada edad los chavales trabajan mucho más duro de lo que yo estaba acostumbrado a ver, aquí tienen claro que su objetivo es intentar dedicarse al baloncesto.

- Hablar de Panathinaikos es hacerlo de un equipo varias veces campeón de Europa en los últimos años. Su estructura, instalaciones, nivel de entrenadores, organización... ¿está acorde a un equipo de tanta relevancia en Europa?

- Yo diría que ahora mismo no. La estructura y sobre todo la organización es muy buena, pero por ejemplo, no becan jugadores, las instalaciones propias no están en buenas condiciones y para usar el OAKA tienen que pagar un alquiler, y casi ningún entrenador se dedica al baloncesto a tiempo completo.

Pero hay que tener en cuenta que la PAO BC Academy es un proyecto que nació en 2015 y todavía se está desarrollando. Panathinaikos como club es un entorno muy complejo que en España desconocemos. Los equipos profesionales de fútbol y baloncesto son independientes y tienen cada uno su propia directiva, mientras que el Panathinaikos A.O. es un club amateur con más de 15 modalidades deportivas desde tenis de mesa a e-sports, incluyendo el equipo femenino de baloncesto que juega la segunda división. Hasta hace 3 años la cantera de baloncesto dependía de esta estructura amateur, y solo desde la fundación de la Academy está bajo el amparo del equipo profesional de baloncesto, que ahora busca un enfoque más profesionalizado.

- Está trabajando en una fábrica de producir talento griego, ¿hay en la cantera de Panathinaikos algunos nombres a los que haya que tener muy presentes a corto-medio plazo?

- Es difícil saber. Ahora mismo hay un jugador formado en la Academia que ya forma parte del primer equipo y está teniendo algunos minutos en la liga griega (Georgios Kalaitzakis), y uno de los bases del Junior que además es de primer año (Manos Kontoudis) tuvo la oportunidad de debutar en pretemporada cuando el primer equipo se quedó en cuadro por la ventanas FIBA.

- ¿Tiene algún contacto con el primer equipo?

- Iñigo Zorzano, el segundo entrenador de Xavi Pascual, fue quien permitió que se iniciaran los contactos con Panathinaikos para que un estudiante del ciclo viniese aquí. Fue mi primer contacto al llegar, y quien me explicó como funcionaban las cosas aquí y quién más se preocupó por conseguir que yo encontrase un espacio. Gracias a él pude conocer al cuerpo técnico del primer equipo el primer día y ver el entrenamiento, pero desde entonces no he tenido la suerte de poder volver.

- Se supone que podrá animar a mucha gente que le guste el baloncesto a aprovechar la oportunidad que brinda el IES Fermín Bouza Brey para formarse como entrenador.

- Eso sí, aunque no tenga nada que ver con la experiencia Erasmus típica, sigue siendo absolutamente recomendable. Para la mayor parte de los entrenadores, el baloncesto es una afición que compatibilizan con estudios o trabajo. Esta experiencia te da la oportunidad de ser profesional durante un año, dedicarte solo al baloncesto en un entorno inmejorable y muy enriquecedor. Conoces a muchos entrenadores distintos y te vas quedando con un poco de cada uno para construir tu propia idea. Eso y todas las relaciones personales que se van creando al convivir durante un año es algo que ya te llevas para siempre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia